Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Alimentación y cuidado de la piel: lo que debemos saber

Así como la salud es en gran medida consecuencia de nuestra alimentación, la piel es el reflejo más claro de cómo estamos por dentro: si ésta es buena, nuestra piel será más bella y sana.

Además, la piel necesita estar nutrida y a ello pueden contribuir en buena medida ciertos alimentos. Por supuesto, también existen otros que afectan muy negativamente, dejándola apagada y seca.

Para saber cuáles son los alimentos que resultan más beneficiosos para la piel y cuáles debemos evitar, así como la forma más aconsejable de prepararlos, hemos hablado con Eva Cánovas, Naturópata especialista en Nutrición y Dietética. 

Esperamos que esta entrevista os resulte interesante y sirva de ayuda.

chica con frutas ¿Existe alguna relación entre la alimentación y el estado de nuestra piel?

Por supuesto. Cuanto mejor nutridos estemos mejor lucirá nuestra piel; y, al contrario, una alimentación inadecuada hará que la piel esté más seca y tirante, más apagada.

Pero no sólo influye la alimentación. También hay que considerar otros factores relevantes, como por ejemplo, el nivel de hidratación, la contaminación, el estrés, el consumo de alcohol o tabaco, la exposición solar excesiva y el estado de ánimo.

¿Qué alimentos ayudan a tener una piel sana y bonita?

Es un tema muy amplio. En general, podríamos citar los que contienen antirradicales libres o antioxidantes, los minerales como el selenio o el cinc, las grasas buenas y el agua.

Podemos destacar algunos, como por ejemplo, los frutos rojos que son muy recomendables porque son grandes antioxidantes.

Las verduras son especialmente saludables. Sus propiedades antioxidantes ayudarán a protegernos de enfermedades crónicas y problemas cardiovasculares. Y también favorecerán que nuestros tejidos y mucosas estén en mejor forma.

La soja es muy rica en proteínas, y viene muy bien para la piel debido a las isoflavonas que contiene. Otro componente necesario es la grasa, pero la buena, que es la que proporcionan las semillas, como el lino o el sésamo, por citar algunas.

Los frutos secos también son muy recomendables porque contienen aceites esenciales para nutrir la piel.

Y, por último, debido a su contenido en Omega 3, el pescado.

¿Y cuáles están especialmente indicados para mantener la piel joven?

Una piel joven es una piel sana y nutrida. Las frutas, como por ejemplo la uva y el aguacate, son alimentos idóneos para lograrlo. Todas las verduras ricas en betacarotenos, como las espinacas, las acelgas y la zanahoria, ya que esta sustancia favorece la formación de vitamina A, necesaria para el buen estado de la piel. Y los ricos en vitamina C, como la naranja y el kiwi.

frutas y verduras¿Qué hay de las vitaminas?

La piel necesita un tipo de vitaminas más que otras. La A, la C, la D y la E son las más importantes porque son antioxidantes y liposolubles.  Estas vitaminas se encuentran en diferentes cantidades en distintos alimentos.

La vitamina A, que ayuda al mantenimiento y la formación de la piel, está muy presente en ciertos alimentos de origen animal como el hígado, los lácteos o el huevo; pero, para fijar esa vitamina, necesitamos beta-caroteno, que abunda en zanahorias, tomates, cerezas, albaricoques y  melón.

La vitamina C, que es un buen antioxidante y evita el envejecimiento celular, está en las naranjas o los kiwis. La mejor forma de incorporarla es ingiriendo frutas y verduras frescas.

La vitamina D está en los pescados y cereales.

Por último, la E, que evita los radicales libres, se encuentra en el aceite de oliva virgen, vegetales de hoja verde y frutos secos.

¿Podríamos hablar de alimentos prohibidos?

No me gusta utilizar la palabra prohibidos, diremos que son poco recomendables. Los más perjudiciales son la bollería industrial y la comida precocinada, ya que contienen grasa trans, es decir, grasa parcialmente hidrogenada, que, como ya sabemos, es la grasa mala. Esta grasa deja un residuo en nuestro cuerpo que se transmite a la piel en forma de granos o dándole una tonalidad apagada.

La forma de preparar los alimentos, ¿también influye?

Desde luego. Como es sabido, es mucho más recomendable comer la fruta con piel que sin ella: con piel contiene más vitaminas y además, aporta fibra.

En cuanto a la forma de cocinar hemos de tener siempre presente que cuanto más crudo esté un alimento, más propiedades tendrá. Además, cuando lo calentamos se produce una rápida oxidación de las vitaminas, y una degradación del valor nutricional del alimento.

 

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*