Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Las vitaminas y minerales presentes en la alimentación más saludables para la piel

Por todos es conocido el aforismo “somos lo que comemos”, pero casi nunca lo relacionamos con algo tan concreto como nuestra piel. De los beneficiosos efectos que tienen sobre ella los diversos tipos de vitaminas y algunos minerales, así como otras sustancias especialmente saludables, trata este post.

La vitamina A se encuentra en alimentos de origen animal, como el hígado, las grasas lácteas y el huevo. Esta vitamina es imprescindible en la renovación de la piel.

cerezasEl betacaroteno, precursor de la vitamina A, abunda en las verduras de hoja verde y coloración roja, anaranjada o amarillenta, así como en ciertas frutas, como el melocotón, las cerezas y el melón. Esta sustancia prepara la piel para un buen bronceado, siempre que no se abuse, lo que provocaría un indeseable tono anaranjado.

 Las vitaminas del grupo B se encuentran en la mayoría de los alimentos de origen vegetal o animal, es decir, en verduras, frutas o legumbres, y en carnes, pescados o mariscos. Estas vitaminas actúan sobre la piel y el cabello interviniendo en los procesos de renovación celular.

La vitamina C abunda en las frutas y verdurasfrutas, que son la mejor forma de ingerirla. Podemos encontrarla en fresas, moras, pimientos, tomate y maíz, entre otros alimentos habituales. Además de ser un potente antioxidante, la vitamina C mejora la producción de colágeno, que es una proteína responsable de mantener la piel tersa y sin arrugas.

El selenio es un mineral presente en carnes, pescados, mariscos, cereales y huevos. Debido a su acción antioxidante se relaciona con un menor riesgo de aparición de ciertos tumores, entre ellos, el de piel o melanoma.

El cinc abunda en carnes, vísceras, pescados, cereales integrales y legumbres. Este mineral favorece la formación de nuevas proteínas y ayuda a combatir los radicales libres, por lo que contribuye al buen estado de la piel, proporcionando a esta mayor elasticidad y tonicidad.

El licopeno es el elemento principal del tomate, y también se obtiene de la papaya, la sandía y la manzana. Al ser un poderoso antioxidante, ayuda al rejuvenecimiento de las células cutáneas.

Las isoflavonas son sustancias vegetales y se encuentran principalmente en la soja. Al igual que la vitamina C, tienen un importante papel en la formación de colágeno. Además, previenen la osteoporosis y reducen el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. También tienen la capacidad de actuar como estrógenos, cuya acción induce la producción de colesterol bueno y mantiene bajo el nivel de colesterol malo.