Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Plantas que cuidan tu piel: jojoba y papaya

Desde la antigüedad se conocen plantas que contribuyen a mejorar nuestra salud y con las que podemos tratar adecuadamente la mayoría de las enfermedades y trastornos. Esto incluye, por supuesto, la salud y el cuidado de la piel.

Además, el conocimiento de estas plantas y cómo han de utilizarse para conseguir el objetivo deseado se ha transmitido tradicionalmente de una generación a otra y, por ello, constituye una parte importante de la cultura y saber característico de muchos pueblos.

Hoy queremos hablaros de dos plantas que tienen numerosos beneficios para la piel y que, además, forman parte de la lista de principios activos de nuestro producto, Cremology: la jojoba y la papaya.

El arbusto de jojoba es una planta perenne y silvestre originaria del desierto de Sonora, en Méjico. El aceite de jojobajojoba se extrae de la semilla de esta planta y es la única cera líquida vegetal que existe.

Está especialmente indicado para las pieles secas con tendencia a la flacidez y para tratar los desequilibrios de sebo, ya que proporciona una gran hidratación a la piel y evita la acumulación de grasa.

Además, gracias a su contenido en vitamina E, tiene una función antioxidante y protege a la piel de los radicales libres.

La aplicación habitual del aceite de jojoba facilita los procesos de regeneración celular y aumenta la elasticidad, firmeza y suavidad de la piel.

El extracto de papaya es el fruto de un árbol que se cultiva en la mayoría de los países de clima tropical.

Se trata de un producto muy papayaapreciado en cosmética por sus propiedades suavizantes, hidratantes, regenerativas y exfoliantes.

Al igual que el aceite de jojoba, su importante contenido en vitaminas A y C lo convierten en un potente antioxidante, ayudando al organismo a defenderse del efecto que tienen en el envejecimiento cutáneo los radicales libres.

La papaya también actúa como un excelente exfoliante, ya que la enzima que contiene, llamada papaína, elimina las células muertas características de una piel áspera y pálida, con lo que además de una piel más sana, se consigue un tono más uniforme.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*