Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Recuperar la juventud del rostro también es posible sin cirugía

El envejecimiento cutáneo es un proceso dinámico de oxidación y degradación celular, caracterizado por la pérdida de elasticidad del tejido, un significativo adelgazamiento de la piel y la aparición de anomalías superficiales en forma de manchas.

Podemos decir, en general, que una piel joven es firme, suave y de tono uniforme y brillante; en cambio, la piel envejecida es mucho más flácida y áspera, y presenta arrugas y pigmentaciones anormales.

Todo esto es consecuencia de dos tipos de factores: por un lado, se trata de un proceso fisiológico natural asociado a la edad, en el que juegan un papel fundamental la herencia genética y los cambios hormonales; y por otro, de la incidencia de factores externos, algunos inevitables, como la contaminación, el estrés, la inadecuada alimentación y, principalmente, la excesiva exposición a los rayos ultravioletas solares.

La lucha contra el envejecimiento cutáneo se puede plantear básicamente de dos formas: mediante tratamientos preventivos, que se centran en retrasar o aminorar los efectos del envejecimiento; y mediante tratamientos reparadores, que se ocupan de mejorar el estado de una piel ya envejecida.

Entre los tratamientos reparadores merece especial atención el fotorrejuvenecimiento, por tratarse de una técnica eficaz y novedosa que no requiere cirugía. De ella hablaremos a continuación.

El fotorrejuvenecimiento fotorejuvenecimientoes un tratamiento no invasivo que consiste en la aplicación de pulsos de luz para borrar los signos del envejecimiento cutáneo.

Se trata de un tratamiento personalizado, que empieza por analizar las imperfecciones de la piel. Así es posible adaptarse a las características específicas de cada persona y utilizar el tipo y cantidad exacta de energía más adecuada para obtener los mejores resultados.

Este tratamiento consigue remodelar el colágeno sin dañar la epidermis: la luz penetra en la piel y actúa atenuando las manchas y estimulando la producción de nuevo colágeno.

Se puede aplicar en cara, escote y dorso de las manos y está especialmente indicado para tratar lesiones vasculares, manchas solares o propias de la edad, y pecas.

Con este tratamiento se mejora la elasticidad de la piel y se atenúan las manchas solares y los pequeños defectos vasculares, con lo que se consigue mejorar la textura, calidad, brillo y suavidad de la piel, y eliminar pequeñas arrugas y defectos; en definitiva, una piel más joven.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*