Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Las claves para que tu piel tenga un aspecto saludable

Para lucir un cutis saludable y sin imperfecciones conviene seguir ordenadamente ciertos pasos: veamos cuáles son y en qué consiste cada uno.

Limpieza: hay que comenzar el ritual de cuidado facial usando una limpiadora adecuada al tipo de piel. En el mercado existen distintos productos limpiadores y en diferentes formatos: gel, crema o espuma.

Lo más apropiado es limpiarse el rostro por la mañana y por la noche. Por la mañana solemos hacerlo de modo habitual y sin dificultad, limpieza facialmientras que por la noche cuesta más y no siempre lo hacemos; sin embargo, no es menos importante, ya que las glándulas sebáceas se encuentran en el momento de máxima secreción.

Tónico: es opcional, pero ayuda a retirar los restos de suciedad de la piel que la limpiadora haya podido dejar.

Serum: este paso, aunque también es opcional, resulta fundamental para conseguir una piel perfecta.

El serum es un suero que no engrasa y se absorbe rápidamente. Se aplica antes de la hidratante, en rostro y cuello.

Hidratación: inmediatamente después de limpiarnos la piel tenemos que hidratarla, tanto si es grasa como si no, ya que todos los tipos de piel necesitan hidratarse; además es necesario hacerlo por la mañana y por la noche.

Contorno de ojos: se trata de la zona alrededor de los ojos y debe cuidarse de forma especial.

En el contorno de ojos se utilizan un par de gotitas, y se aplican dando golpecitos con los dedos hasta extender el producto por toda la zona.

Exfoliación: debe hacerse con menos frecuencia que el resto de tareas. Una vez a la semana sería lo adecuado. El mejor modo de realizar la exfoliación es comenzar lavando el rostro y después aplicar el exfoliante.

Con la exfoliación conseguimos retirar las células muertas de la piel, por lo que es fundamental si queremos tener una piel lisa y suave.

Después de todos estos pasos, ya tendríamos la piel preparada para maquillarnos o, si lo deseamos, dejarla tal como está.

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

Para retrasar el envejecimiento: antioxidantes naturales

La edad, el estrés y la alimentación son factores que tienen una notable influencia en el envejecimiento cutáneo; pero también existen otros, de carácter externo, como la exposición solar excesiva, el tabaco y la contaminación.

Aunque envejecer es un proceso natural y, por tanto, inevitable, existen ciertas vitaminas, minerales y compuestos vegetales que combaten la destrucción y degeneración celular provocada por los radicales libres y, en consecuencia, retrasan eficazmente el proceso de envejecimiento. Son los denominados antioxidantes.

A continuación vamos a describir las sustancias antioxidantes más destacables, prestando especial atención a sus efectos específicos y a los productos naturales en los que se encuentran en mayor proporción.

Vitamina E: es fundamental para prevenir el envejecimiento prematuro, ya que aumenta la resistencia de las células frente a la acción de los radicales libres. El consumo habitual de verduras de hoja verde, aceite de oliva virgen y frutos secos, garantiza un aporte suficiente de esta sustancia; no obstante, la fuente natural más rica en vitamina E es el germen de trigo.

Cinc y selenio: se trata de dos minerales esenciales para mantener la juventud y elasticidad de la piel, y cuya ausencia en el organismo provoca que el envejecimiento celular y sus negativos efectos se aceleren. Estos minerales se encuentran en carnes, pescados, cereales, legumbres y huevos.

Resveratrol: esta molécula, según ciertos estudios, contribuye a que las células se mantengan sanas durante más tiempo y, como resultado, se retrase el envejecimiento celular. Su presencia es característica en la uva roja.

Ginkgo Biloba: este planta activa la circulación cerebral y, por ello, aumenta el aporte de oxígeno y nutrientes esenciales que llegan a las neuronas del cerebro, lo que en último término supone mejorar la memoria y la capacidad de aprendizaje. Debido a estos beneficiosos efectos sobre el cerebro, está especialmente indicado para tratar y prevenir los problemas de memoria y afines que se presentan en edades avanzadas.

Té verde: destaca por su elevado contenido en vitaminas A, C y E, selenio y polifenoles.

cereales antioxidantes

Cremology en el Salón Internacional Cosmobelleza & Wellness 2012

El pasado fin de semana se celebró en Barcelona la 18ª edición del Salón Internacional Cosmobelleza & Wellness, en el que participaron alrededor de 300 empresas de peluquería, estética y wellness, con una presencia importante y creciente de empresas internacionales, que ya suponen el 20% de los expositores y representan a más de 30 países.

Esta feria, que cuenta con casi dos décadas de historia, se ha convertido en uno de los principales puntos de encuentro entre compañías y profesionales de todo el mundo, y en ella se muestran las últimas novedades y tendencias del sector.

Como en otros eventos nacionales e internacionales de relieve, Cremology también ha estado presente en esta feria, y allí pudimos confirmar que nuestro innovador producto despierta cada día más interés y aceptación entre los profesionales del sector.

Cremology en Cosmobelleza 2012

Cremology en Cosmobelleza

Ácido glicólico: un exfoliante perfecto

El ácido glicólico es un ácido natural y no tóxico, que se encuentra en la caña de azúcar y en algunos alimentos más. Forma parte de los ácidos frutales denominados alfahidroxiácidos (AHA), caracterizados por su capacidad para acelerar los procesos de regeneración celular de la piel, es decir por su poder exfoliante y regenerador, por lo que se utilizan para eliminar arrugas y manchas.

Sin embargo, el ácido glicólico tiene chica_ácido glicólicouna notable característica diferenciadora: es el único que puede destruir los enlaces entre las células muertas de la capa córnea, contribuyendo así a acelerar su eliminación y potenciar el ciclo de renovación celular. Su exclusivo efecto de peeling químico, superficial y a la vez profundo, da lugar a una exfoliación progresiva, como consecuencia de la cual disminuye la capa de células muertas al mismo tiempo que aumenta el espesor de la epidermis y dermis.

El resultado de este efecto exfoliante progresivo es una piel especialmente limpia, más luminosa y sonrosada, más oxigenada e hidratada y, además, ideal para poder absorber los productos cosméticos optimizando así sus efectos.

También induce la síntesis del colágeno propio, por lo que mejora las líneas de expresión, la elasticidad de la piel, las manchas efecto de la edad y las cicatrices del acné.

Por todo ello, el ácido glicólico es muy utilizado para conseguir una piel más sana, suave, lisa y con un aspecto más joven.

Para que tu protector solar sea realmente eficaz: cuál utilizar, cuándo y cómo

La radiación ultravioleta presente en la radiación solar, tiene un impacto inmediato y nocivo en la piel. Los rayos ultravioleta son la principal causa de cáncer de la piel así como de las arrugas, y además, los daños causados tienen lugar desde el primer minuto.

Los rayos del sol siempre están presentes, y dañan la piel tanto en verano como en invierno (el Índice de Radiación Ultravioleta-UVI- ambiental en España es de 9 a 10 en verano, de 5 a 6 en primavera y otoño, y de casi 2 en invierno, aproximadamente); tanto en la alta montaña como a nivel del mar; e incluso en  días nublados o con neblinas. El riesgo es mayor si cabe cuando no se percibe físicamente el calor, ya que en estos casos la reacción más común es la de bajar la guardia y no tomar las debidas precauciones.

Otro aspecto de especial importancia tiene que ver con la radiación reflejada que llega a nuestra piel: chica_invierno_protector solarsi bien la hierba, el agua y algunos suelos reflejan más del 10% de la radiación ultravioleta que incide sobre ellos, la arena refleja entre un 10% y un 25%, y la nieve fresca llega a reflejar hasta un 80%; es decir, en presencia de nieve fresca, la radiación que incide sobre la piel es casi el doble de la emitida por el sol.

Por todo ello, la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) aconseja usar en invierno una crema hidratante con protección solar factor 15 o superior; y, si se trata de un lugar con nieve o en alta montaña, el factor debe ser alto.

Los filtros solares que utilicemos conviene que sean fotoestables, ya que éstos garantizan la protección durante más tiempo. De no ser así, habrá que reaplicar el protector cada hora y media, ya que con el tiempo sus propiedades protectoras disminuyen notablemente debido al sudor, el roce de la ropa, etc.

La forma correcta de usar el protector solar es aplicarlo media hora antes de la exposición al sol, extendiendo bien la crema por todas las partes que quedan expuestas, sin olvidar el cuello, el escote, las orejas y la nuca, e incluso las manos aunque llevemos guantes, ya que en más de una ocasión éstos se sacan y las manos quedan desprotegidas.

Además, si te estás aplicando varios productos para el cuidado de la piel, lo último que debes aplicarte durante el día es tu filtro solar. Si te aplicas el filtro solar y luego un humectante o un producto antiacné, entonces podrías diluir o disminuir inadvertidamente la eficacia del filtro solar.

No existe un bronceado seguro, ya sea en verano, invierno, o utilizando una cabina de bronceado. Aunque te broncees lentamente y no te quemes, el daño es peligroso para la salud de tu piel.

Para que la piel reaccione ante el sol y se defienda de forma natural, bronceándose, es necesario que esté sana y bien hidratada. Por tanto, hay que proteger la piel con ropa adecuada, que abrigue y permita la transpiración; mantener una higiene correcta, sin jabones agresivos ni baños prolongados que la ablanden; usar a diario un cosmético hidratante para el cuerpo y otro para el rostro; y beber agua suficiente para evitar la deshidratación.

 

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

Aceite de argán: un producto natural con múltiples aplicaciones

El aceite de argán se extrae de las semillas de un árbol silvestre único en el mundo (Argania Spinosa), originario del suroeste de Marruecos.

Durante siglos sus habitantes han apreciado sus propiedades nutricionales y dermatológicas, y han utilizado este aceite como componente básico de su dieta y también como remedio natural para la mayoría de los problemas relacionados con la piel.

Los análisis y pruebas realizadas hace apenas dos décadas han confirmado su Argánexcepcional composición y propiedades, entre las que cabe destacar su alto contenido en vitamina E que, como sabemos, tiene excelentes efectos antioxidantes; también es notable su riqueza en ingredientes naturales que favorecen la renovación y regeneración celular y, por último, tiene un alto contenido en ácidos grasos esenciales.

Las aplicaciones de este excepcional aceite en el campo de la cosmética son muy variadas:

-Tiene propiedades regenerativas, por lo que retrasa el envejecimiento de la piel y combate  su sequedad y las arrugas.

-Estimula la oxigenación de la piel, aportando suavidad, hidratación, brillo y elasticidad. Además, protege la piel de las agresiones externas.

-Tiene efectos antisépticos y fungicidas. Por ello, resulta muy apropiado para limpiar las heridas y para el cuidado de la piel, en general.

-Es muy eficaz para tratar cualquier alteración de la piel, como marcas producidas por el acné, secuelas de la varicela, quemaduras, grietas e incluso en enfermedades de la piel como la psoriasis.

-En dermatología se utiliza para combatir los efectos de la edad y aliviar las quemaduras solares.

-También sirve para el cuidado del cuero cabelludo y las uñas: debido a  su gran capacidad nutricional, devuelve al cabello su brillo y fortalece las uñas quebradizas.

-Por último, el aceite de argán se usa en los masajes corporales y alivia el dolor de las articulaciones.

Características de la piel grasa y cuidados específicos

La piel grasa se distingue por su mayor espesor, la dilatación de los poros y el exceso de secreción sebácea. Si consideramos su aspecto, resulta untuosa, húmeda y brillante, y se aprecian con frecuencia puntos negros o espinillas, debido a la tendencia natural a la formación de impurezas tan característica de este tipo de piel.

Sin embargo, no todo es negativo, ya que la piel grasa envejece más lentamente y, por tanto, mantiene un aspecto joven durante más tiempo. Además, es más resistente a los efectos negativos causados por las agresiones externas, como el viento o el frío.

La piel grasa puede piel grasapresentarse a cualquier edad, si bien es más frecuente en la adolescencia, como consecuencia de los cambios hormonales típicos de esta etapa de la vida.

Aunque el componente hereditario es sin duda el más determinante para tener este tipo de piel, también puede ser debida a factores externos, entre los que podemos destacar la píldora anticonceptiva, el estrés y la alimentación inadecuada.

Como ves, son muchas las particularidades y, por ello, es importante conocer cómo prevenir los problemas que pueden presentarse y el mejor modo de tratarla. 

-La higiene en la piel grasa es especialmente importante: límpiate dos veces al día con agua templada y un jabón limpiador muy suave.

-Para evitar el exceso de brillos, utiliza una crema hidratante que no contenga aceites.

-La limpieza de los poros y la eliminación de puntos negros son aspectos en los que hay que extremar el cuidado. Para ello, utiliza cosméticos con la indicación “no comedogénico”. Esto significa que está probado científicamente que no obstruye los poros ni potencia la aparición de puntos negros.

-Exfolia tu piel con más frecuencia: dos veces a la semana es muy adecuado.

-Una o dos veces a la semana es aconsejable que te apliques una mascarilla.

-Utiliza siempre un protector solar que sea adecuado para tu tipo de piel.

-Bebe agua para mantener tu piel hidratada y eliminar toxinas de tu organismo.

-Evita el consumo de alcohol, azúcar, chocolate y refrescos. Tampoco ayudarán los fritos y las comidas con muchas especias.

-Come muchas verduras frescas de hoja verde y mucha fruta.

-Trata de ingerir alimentos con alto contenido en vitamina B2, como nueces, levadura de cerveza y judías. Y también, alimentos que contengan ácidos grasos Omega 3.