Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

La vitamina C también es muy buena para la piel

La vitamina C o ácido ascórbico es sin duda uno de los componentes alimentarios más popular: ¿quién no sabe que las naranjas tienen un alto contenido en vitamina C o no asegura que su consumo previene la gripe? Sin embargo, esta vitamina tiene otros efectos beneficiosos para la salud, y no sólo se encuentra en los cítricos.

Son muchas las frutas y vegetales con un alto contenido en vitamina C incluso mayor que la naranja: grosella negra, guayaba, pimiento, coles de Bruselas, pimiento_vitamina Ccoliflor, espinacas, fresa, perejil, hinojo,… Muy pocas personas saben que el pimiento tiene  casi  triple contenido en vitamina C que la naranja.

Al tratarse de un compuesto soluble en agua, apenas se acumula en el organismo, ya que lo que no absorbe se elimina de forma natural en la orina; además nuestro organismo no puede producir esta vitamina, por lo que necesitamos incluirla en nuestra dieta diaria. Hemos de saber que las verduras deben consumirse crudas si queremos aprovechar todo su contenido.

La vitamina C tiene dos importantes propiedades que determinan sus múltiples beneficios y aplicaciones:

-Es un potente antioxidante, que protege las células de los negativos efectos de los radicales libres combatiendo así el envejecimiento celular.

-Resulta imprescindible para la producción, mantenimiento y estabilidad del colágeno, que es una proteína fundamental en la composición de los cartílagos y huesos y cítricos_vitamina Cresponsable de nutrir, fortalecer y mantener unidos los tejidos.

La vitamina C es muy importante para el interior del organismo, pero también, como veremos a continuación, es muy beneficiosa para nuestra piel:

-Sus propiedades antioxidantes potencian las defensas de la piel y favorecen su regeneración, retrasando así los signos de envejecimiento y favoreciendo que la piel esté más joven y sin arrugas.

-Al estimular la formación de colágeno y la circulación sanguínea se consigue una piel más firme y luminosa.

-Al ser un antioxidante natural, protege las células de la piel de las agresiones; en particular, previene los daños provocados por la radiación solar y la contaminación ambiental.

-Debido a su influencia en la producción de melanina, reduce la pigmentación y evita la formación de manchas o pecas en la piel, con lo que se consigue un tono más uniforme y mejora su aspecto.

-Inhibe la aparición en la piel de células anormales y, por tanto, disminuye el riesgo de cáncer de piel.

-Reduce el enrojecimiento de la piel, bien sea por estar irritada o por ser su tono natural.

Para conseguir estos efectos de poco sirve la alimentación, ya que apenas modifica el nivel de vitamina C en la piel; es necesario utilizar productos cosméticos que contengan entre sus ingredientes vitamina C o productos naturales ricos en ésta. Además, es importante tener en cuenta que esta vitamina se deteriora rápidamente y pierde su eficacia por la acción de la luz, el aire o el calor, por lo que no es recomendable utilizar productos que contengan vitamina C que no estén en perfectas condiciones.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*