Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Cómo conseguir un buen bronceado

Se acerca el verano y con él el sol, tan beneficioso como potencialmente dañino para nuestra piel; sin embargo, es relativamente fácil conseguir un buen bronceado sin que ello vaya necesariamente acompañado de sequedad, descamación, envejecimiento cutáneo o quemaduras más o menos graves.

Para conseguirlo basta con ser disciplinado y seguir algunos consejos.

Mantén tu piel limpia

Antes de tomar el sol por primera vez es fundamental tener la piel limpia; para ello, debemos empezar por realizar una correcta exfoliación. Así retiramos las células muertas que se acumulan en la epidermis y aceleramos la regeneración celular, consiguiendo de esta forma una piel más limpia y luminosa, ideal para absorber de modo óptimo los productos que nos apliquemos a continuación. Además, la piel limpia facilita que se active la melanina, que es un protector solar natural, y así disminuya el riesgo de quemaduras en la piel.

Hidrátala a diario 

Durante los meses de verano nuestra piel está constantemente expuesta al sol. Por ello, es fundamental hidratarla a diario, utilizando productos cosméticos que aumenten la  humedad, flexibilidad y resistencia,  y eviten así los signos de envejecimiento cutáneo.

Aumenta el consumo de vitaminas

En esta época es especialmente aconsejable consumir alimentos ricos en betacaroteno, precursor de la vitamina cómo preparar la piel para el veranoA, que facilita la producción de melanina, es decir, prepara la piel para un buen bronceado. Además, este nutriente es uno de los antioxidantes más eficaces y tiene una acción fotoprotectora. Podemos encontrarlo en zanahorias, tomates, melocotón, cerezas, melón,…

Para evitar la deshidratación y descamación de la piel, es recomendable ingerir alimentos ricos en vitaminas E y B , como pescados, legumbres y mariscos que, además, nos proporcionarán un bronceado más duradero.

Como sabemos, los rayos ultravioleta incrementan la formación de radicales libres, acelerando el envejecimiento cutáneo. Por tanto, para contrarestar estos efectos es esencial consumir alimentos ricos en antioxidantes, como el selenio, la vitamina C o el ya comentado betacaroteno.

La vitamina C mejora la producción de colágeno, proteína responsable de mantener la piel firme y sin arrugas y, además, protege las células de los efectos de los radicales libres. Esta vitamina abunda en fresas, moras, tomates y naranjas, sin olvidar el pimiento, cuyo contenido en vitamina C es casi el triple del que tiene la naranja.

El selenio es un mineral presente en carnes, pescados, cereales y huevos, entre otros, debido a su acción antioxidante se le relaciona con un menor riesgo de aparición de ciertos tumores, como el de piel o melanoma.

Toma el sol con moderación y protección

Tanto si ya estás bronceado como si no lo estás, utiliza siempre un protector solar. Debes aplicártelo media hora antes de la exposición al sol y renovarlo cada dos horas.

Toma el sol de forma moderada y gradual: empieza con sesiones breves que puedes ir incrementando después de los primeros días y evita las horas de mayor intensidad solar.

Durante el embarazo también tu piel es diferente. ¿Sabes cómo cuidarla?

Los profundos cambios, no sólo hormonales, que provoca el embarazo, dan lugar a diferentes cambios en la piel de la mujer que conviene conocer y prevenir: la posibilidad de que se manifieste algún tipo de alergia cutánea o aparezcan eczemas aumenta significativamente debido a que la piel se vuelve más sensible y, en consecuencia, es más fácilmente irritable.

Aunque en algunos casos la piel puede volverse más grasa, casi siempre ocurre lo contrario, es decir, la piel tiende a estar más seca.

Es muy común la aparición de manchas, generalmente en las mejillas, frente y labio superior, que se manifiestan a partir del segundo o tercer mes de embarazo y van acentuándose según avanza éste, y suelen desaparecer de modo natural antes de un año del parto.

cómo cuidar la piel durante el embarazo

Veamos ahora cómo prevenir y atajar estos problemas:

-Para que tu piel esté siempre bien hidratada debes utilizar las cremas hidratantes para piel y cara recomendadas especialmente para mujeres embarazadas; asimismo, conviene beber mucha agua y evitar las exposiciones prolongadas al sol.

-Para prevenir las alergias y eczemas es aconsejable utilizar jabones neutros y evitar los productos cosméticos que contengan sustancias especialmente irritantes, como perfumes o antisépticos.

-Las manchas que suelen aparecer durante el embarazo empeoran con la exposición solar directa, por lo que se deben utilizar filtros solares con un factor de protección alto, desde el primer día de embarazo. Aún cuando los productos despigmentantes son en general adecuados para tratar manchas cutáneas, conviene saber que debe descartarse su uso durante el periodo de gestación, ya que los principios activos que contienen pueden afectar al feto.

-También es muy recomendable utilizar cremas con vitaminas A y D, que aportarán elasticidad a la piel ya que, como sabemos, ésta tiende a estirarse durante el embarazo.

-Un buen modo de prevenir las posibles estrías consiste en mantener bien hidratadas las zonas del cuerpo más expuestas a este problema, como nalgas, senos, etc, así como evitar el sobrepeso.

-Por último, como normal general, siempre que se tenga alguna duda sobre el contenido y posibles efectos sobre el feto de un determinado cosmético, conviene consultar  previamente con el médico.

Q10: imprescindible para la vida, buena para la piel

La coenzima Q10, también llamada ubiquinona, es una sustancia que está presente en todas las células, no sólo del cuerpo humano sino también de cualquier otro ser vivo. Sin ella no es posible la vida, ya que resulta imprescindible para que se produzca la energía que necesitan las células para realizar sus funciones vitales. También es necesaria par mantener fuerte y en perfecto funcionamiento nuestro sistema inmune.

Por ello, si el nivel de Q10 en nuestro organismo es bajo, nuestras funciones vitales y nuestro sistema inmunológico se debilitan y pueden aparecer graves trastornos, coenzima Q10especialmente en el corazón. Esta es la razón por la que esta coenzima está incluída en diversos complementos nutricionales y en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

Si tenemos en cuenta que aproximadamente a partir de los 30 años disminuyen los niveles de Q10 en el organismo, así como los de colágeno y elastina, lo que da lugar a un aumento de la sequedad cutánea y a la formación de arrugas, los productos cosméticos que contienen este activo nos ayudarán a proteger nuestra piel del envejecimiento, ya que combate los radicales libres y dota a las células de la energía que necesitan.

Por qué hay que desmaquillarse, cuándo y cómo

Cuando dormimos, se regeneran los tejidos de la piel del rostro y se desprenden las células muertas. El maquillaje obstruye los poros de la piel e impide que esta tarea tan fundamental se pueda realizar con normalidad, por lo que es fundamental desmaquillarse siempre antes de irse a dormir.

También debemos desmaquillarnos todos los días al levantarnos. De este modo, eliminaremos las células muertas y los restos de suciedad que se han acumulado sobre los poros de la piel durante la noche, y nuestra piel quedará fresca y limpia.

Veamos las características y utilidad de los productos diseñados especialmente para desmaquillar:

Leche desmaquilladora: se trata del producto más utilizado para limpiar la piel antes de acostarse. Su función consiste en favorecer el desprendimiento de las partículas de maquillaje que pueden quedar sobre el rostro; estas partículas se incorporan a la leche desmaquilladora y así se eliminan.

Gel desmaquillante: este producto por qué hay que desmaquillarse, cuándo y cómoproporciona una agradable sensación de limpieza y frescor. Es importante retirar con abundante agua los restos que hayan podido quedar después de su aplicación.

Crema desmaquilladora: su función es la misma que la de la leche desmaquilladora, pero resulta más adecuada para pieles secas. Al ser más densa, además de eliminar el maquillaje y las impurezas, ayuda a hidratar la piel.

Toallitas: llevan incorporada alguna crema o loción que ayuda a eliminar los restos de maquillaje. Por su funcionalidad resultan ideales para utilizarlas fuera de casa.

Agua desmaquillante: además de limpiar la cara, sirve para tonificar la piel del rostro. Su acción desmaquillante es menos profunda que la de otros productos, si bien es el más adecuado para las personas con piel grasa.

Tónico: es un complemento que se aplica después de la crema o leche desmaquilladora, y aporta al rostro una agradable sensación de frescor.

Al desmaquillarnos, debemos tener especial cuidado con los ojos, ya que se trata de la zona del rostro más sensible y que más maquillaje lleva. Por ello, para desmaquillar los ojos necesitamos productos y técnicas específicas. El método más aconsejable es el siguiente:

-Se empapa un disco desmaquillante en líquido desmaquillador y se posa sobre el párpado, sin frotar ni restregar, manteniéndolo así durante unos segundos; para finalizar, se desliza el mismo por el párpado haciendo un poco de fuerza, retirando así la mayor parte del maquillaje.

-El maquillaje de las pestañas es bastante más resistente, por lo que hay que utilizar un bastoncillo de algodón para los oídos, empaparlo en líquido desmaquillante, y retirar el maquillaje suavemente pasando el bastoncillo por las pestañas hasta que lo eliminemos en su totalidad.

 Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

El ácido kójico y su acción blanqueante

La presencia de manchas en la piel es un problema dermatológico y estético que afecta a un gran número de personas. Se trata de una alteración en la pigmentación de la piel que puede ser originada por causas diversas, como la exposición al sol, los cambios hormonales, el uso de anticonceptivos, e incluso la herencia genética.

En el mercado hay una amplia gama de sustancias despigmentantes capaces de eliminar estas manchas o mejorar su apariencia. Hoy queremos hablaros de una ácido kójicode ellas: el ácido kójico.

El ácido kójico es un producto que se extrae de una seta japonesa llamada Koji y, actualmente, es uno de los activos más eficaces y utilizados para tratar los problemas de pigmentación.

Su potente acción blanqueante viene determinada por su capacidad para inhibir la actividad de la enzima Tirosinasa durante el proceso de producción de la melanina.

Esta sustancia presenta dos notables ventajas: no es fotosensible, es decir, no mancha la piel si la exponemos al sol; y no es tóxico para las células, como en el caso de otros despigmentantes, con lo que se evita la aparición de manchas blancas en la piel. Además, también tiene efectos antimicrobianos y antibióticos.

Aunque el ácido kójico se utiliza principalmente para tratar las manchas cutáneas, también se emplea como componente de los productos cosméticos para dar a la piel un color uniforme y mayor luminosidad.

¿Qué es una crema hidratante?

Las cremas hidratantes son un producto cosmético concebido para combatir la sequedad de la piel. Aunque también nos protegen de las inclemencias, es importante saber que no son eficaces cuando se trata de qué es una crema hidratantecorregir o disimular las arrugas.

Respecto a su aplicación, lo mejor es hacerlo sobre la piel húmeda, incluso justo antes del maquillaje.

Básicamente, podemos considerar tres grandes grupos de cremas hidratantes:

Humectantes

Se trata de compuestos a base de glicerina, especialmente indicados para pieles grasas que, no olvidemos, también necesitan hidratarse. Su función consiste en llevar el agua hasta las capas superiores de la piel.

Oclusivas

Con su aplicación se pretende evitar o retrasar en lo posible la evaporación del agua.

Otras

Están constituidas por un grupo de compuestos, más activos que los anteriores, y que, en lugar de trabajar con el agua, lo hacen directamente con la piel. Contienen moléculas grasas, que ayudan a mantener las defensas naturales de la piel y evitar la pérdida de humedad.

 

 Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

Mesoterapia virtual: una técnica indolora e inocua

Hace ya más de 50 años que nació la mesoterapia. Se trata de una técnica cuyo objetivo es aumentar la cantidad y profundidad de penetración de sustancias en la piel.

En un principio, la mesoterapia tradicional utilizaba agujas para trasportar el activo a la zona deseada, lo que provocaba dolores, inflamaciones e incluso hematomas, y hacía necesario un posterior periodo de recuperación. Con la mesoterapia virtual ya no se utilizan agujas; los principios activos son conducidos a la zona deseada como qué es la mesoterapia virtualresultado de una corriente electromagnética que provoca un notable aumento de la conductividad eléctrica y, simultáneamente, de la permeabilidad de la membrana celular.

Así, los principios activos pueden llegar al interior de las células y actuar con la máxima eficacia. Se consigue así una efectividad muy superior a la obtenida mediante la aplicación por vía tópica.

Los resultados de esta técnica, totalmente indolora y carente de efectos negativos, son óptimos sea cual sea el producto cosmético utilizado, y puede aplicarse tanto a nivel facial como corporal. En el primer caso, puede utilizarse en rostro, cuello y escote, y está especialmente indicada para tratar el envejecimiento cutáneo y la flacidez. Respecto al resto del cuerpo, se emplea fundamentalmente para combatir la celulitis, flacidez y estrías.

La piel y su cuidado: desde el nacimiento hasta…(III)

En anteriores post os hemos hablado de las características y cuidados específicos de la piel del bebé, del adolescente, durante los 20 años, a los 30 y a los 40. Hoy, para finalizar el tema, nos toca empezar a partir de los 50 años.

La piel a los 50 años

En la menopausia, la piel del cuerpo, sobre todo la de la cara, comienza a verse menos fresca y vital. Esto es debido a la mayor transpiración, que se produce de modo natural y ocasiona la pérdida de una gran cantidad de vitaminas, minerales y estrógenos.

Es, por tanto, el momento de cómo cuidar la piel a los 50 años y a partir de los 60centrarnos en combatir activamente los trastornos profundos de la piel, como las arrugas de expresión; así como la aparición de enfermedades degenerativas ocasionadas por la excesiva exposición al sol y radiaciones, poniendo especial atención a las manos, el cuello y el escote.

Por ello, es importante vitaminizar la piel por dentro y por fuera, para restaurar el colágeno dérmico y mantener o recuperar su elasticidad.

Utiliza productos con ácido glicólico para reducir las arrugas superficiales y, sobre todo, sé constante y aumenta la frecuencia de los cuidados específicos de tu piel.

La piel de los 60 años en adelante

Tras la menopausia, el colágeno sigue disminuyendo, llegando a bajar hasta un 2% por año.

Para conservar la piel en el mejor estado posible es fundamental, más que nunca, seguir una dieta equilibrada, realizar un ejercicio físico moderado, e ingerir las vitaminas y el calcio necesario para nuestro organismo.

Debes incluir entre tus productos cosméticos básicos un exfoliante, crema reafirmante, maquillaje con efecto lifting, sérum antiedad, leche limpiadora y tónico específico para pieles maduras. También puedes añadir otros productos, como una crema despigmentante, si es necesario.

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.