Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Prepara tu piel para estas fiestas

Se acercan las Navidades y como siempre vendrán acompañadas de fiestas, encuentros y comidas con compañeros de trabajo, familiares y amigos. Si, como es natural, en todos los eventos nos preocupamos por mostrar nuestra mejor imagen, más aún hemos de hacerlo cuando se trata de las personas más cercanas a la piel en navidad nosotros y en estas fechas tan especiales.

Para ayudarte a conseguirlo te proponemos un sencillo ritual de belleza, que debes poner en práctica unos días antes de Navidad.

1. Hazte una limpieza facial. Puedes optar por acudir a un centro de estética para ponerte en manos de un profesional o, si prefieres realizarlo tú misma, empieza por colocarte una toalla tibia sobre el rostro para abrir los poros y, a continuación, aplícate el producto limpiador.

2. Ahora ya puedes exfoliar tu piel. Como sabes, la exfoliación es uno de los principios básicos de belleza. Mediante este procedimiento retiramos las células muertas, con lo que conseguimos una piel más luminosa y limpia y en condiciones óptimas para absorber los productos cosméticos que nos apliquemos a continuación.

3. Ponte una mascarilla hidratante o vitamínica sobre el rostro y déjala actuar durante 20 minutos.

4. Es el momento de aplicar una crema muy hidratante. Son especialmente recomendables las que contienen ácido hialurónico, ya que ayuda a mantener la piel en perfectas condiciones de hidratación y elasticidad.

5. Si quieres que tu piel no esté pálida, puedes utilizar toallitas autobronceadoras. Con ello conseguirás darle un tono más dorado.

6. Para el cuidado de la piel de las manos, pies y, en general, del resto del cuerpo, no olvides aplicarte una crema hidratante todos los días después de la ducha. Son muy aconsejables las que contienen vitamina E.

Si quieres conseguir resultados más rápidamente, puedes realizar un tratamiento de mesoterapia con ácido hialurónico o vitaminas. De inmediato, tu rostro tendrá un aspecto más firme y luminoso, ya que con esta técnica se consigue aumentar la cantidad y profundidad de penetración de sustancias en la piel, aumentando notablemente la efectividad.

A los 30 tu piel cambia. ¿Sabes qué hacer?

Como seguramente sepas, el colágeno es una proteína que se encuentra entre la epidermis y los músculos y cuyo papel es fundamental para mantener la tersura de la piel y la firmeza de éstos. La célula llamada fibroblasto es la responsable de su fabricación, y también de la del ácido hialurónico, del que dependen la hidratación y elasticidad de la piel.

Con el paso de los años el metabolismo de las células de la piel, y por tanto del fibroblasto se hace más lento y con ello se produce una paulatina pero continua disminución de las cantidades de colágeno y ácido hialurónico. Es a partir de los 30 años cuando el proceso Cómo cuidar la piel a los 30comienza y sus efectos se hacen perceptibles: la elasticidad y firmeza de la piel disminuye, al igual que su contenido en agua, la piel se reseca y aparecen las primeras arrugas. Es por ello el momento indicado para prestar una mayor atención a tu piel.

A continuación te proponemos algunas ideas para esos especiales cuidados:

-Conviene que bebas dos litros de agua diarios para así contribuir a la hidratación de tu piel, desde el exterior.

-Si tomas alimentos ricos en antioxidantes estarás recuperando parte del colágeno perdido.

-Es aconsejable que utilices productos cosméticos con ácido hialurónico; de este modo ayudarás a tu piel a mantener un nivel de hidratación adecuado.

-También puedes recurrir a tratamientos con colágeno, que nutrirán tu piel y estimularán la producción celular de nuevo colágeno.

-Exfolia tu piel para eliminar las células muertas y devolver al cutis su luminosidad.

-Utiliza siempre un protector solar; así evitarás que aparezcan manchas y arrugas prematuras.

-Una vez a la semana aplícate una mascarilla nutritiva.

-Existen tratamientos profesionales, como la radiofrecuencia facial, que son muy eficaces para tensar y estirar la piel: el efecto inmediato es la retracción del colágeno, lo que permite que todo el tejido adquiera firmeza; a más largo plazo, se consigue la restructuración del colágeno profundo, lo que incluye la formación de nuevas fibras que harán más elásticos los tejidos, mejorando así el estado de tu piel.