Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

El acné, en los jóvenes y en los adultos

El acné es una patología del folículo polisebáceo, estructura que comprende principalmente el pelo y la glándula sebácea, encargada esta última como sabes de producir la grasa que recubre la piel.

Esta alteración cutánea puede afectar a personas de cualquier edad, si bien en la adolescencia es mayor su incidencia. El acné juvenil suele manifestarse en forma de espinillas situadas en la zona de la frente y la nariz, ligeramente inflamadas o con granos de pus que, por norma general, se curan rápidamente con un tratamiento convencional. En cambio, el acné en los adultos se manifiesta de forma diferente y puede dar lugar a granos o bultos más grandes, más profundos y más inflamados; además, en muchas ocasiones no responde a los tratamientos curativos clásicos y la probabilidad de que deje cicatrices es mayor que en el caso del acné juvenil.

quitar granosEl acné juvenil es debido a los cambios hormonales característicos de la adolescencia; en los adultos el acné también es casuado principalmente por desequilibrios hormonales, que en este caso están relacionados con el nivel de andrógenos en el cuerpo y por ello con ciertas patologías y estados que pueden alterar dicho nivel. Un ejemplo de ello son las espinillas que tienden a aparecer en las mujeres durante la menstruación, debidas a la estimulación de las glándulas sebáceas causada por las hormonas andrógenas; otro caso frecuente es el asociado al nivel de estrés en nuestro cuerpo, que está en el origen de las espinillas o granitos que nos salen cuando estamos nerviosos; por último, la alopecia, obesidad, infertilidad o diabetes son algunas de las patologías que pueden alterar el nivel corporal de andrógenos y dar lugar al acné en adultos.

Ahora que ya sabemos qué es el acné adulto y cuáles son los principales factores que lo desencadenan, veamos unos consejos generales para combatirlo. En todo caso hay que dejar claro que si el acné es severo siempre debemos consultar con un dermatólogo.

1. Limpiar el rostro todos los días, por la mañana y por la noche, nos ayudará a disminuir el exceso de grasa, suciedad y células muertas de la piel. En cuanto al producto cosmético utilizado, lo más aconsejable es usar un jabón neutro, sin alcohol.

Para limpiar la cara en profundidad por la noche, también es recomendable utilizar productos que contengan ácido acetil salicílico.

2. Si utilizamos maquillaje es muy importante que sea “no comedogénico”, es decir, que no contengan ingredientes que puedan obstruir los poros.

3. Llevar una vida sana y seguir una dieta saludable es una buena manera de prevenir y mejorar el acné: consume alimentos ricos en antioxidantes, bebe agua, no fumes y haz un poco de ejercicio a diario.

4. Algunos tratamientos estéticos, como el láser, los peelings y la microdermabrasión  pueden mejorar las cicatrices postacneicas.

 5. Por último, también es fundamental mantener las manos y el pelo limpio y, sobre todo, evitar tocarse la cara.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*