Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

La piel del hombre: cuidados faciales según la edad (I)

La piel del hombre es diferente a la de la mujer y, por tanto, requiere cuidados distintos. Veamos, en primer lugar, cuáles son las principales características diferenciadoras:

-Es más gruesa que la de la mujer y, por ello, más firme.

-Debido al sistema hormonal, la piel del hombre genera más grasa, lo que provoca más imperfecciones y brillos, sobre todo en la llamada “zona T”.

-Los hombres que se afeitan de forma regular, como suele ser habitual, normalmente tienen la piel de las mejillas y el cuello más seca que el resto. Esto es debido a que el afeitado contribuye al deterioro de la barrera hidrolipídica, dando lugar a la deshidratación de la piel.

-La capa dérmica contiene una cantidad mayor de fibras de colágeno y el riego sanguíneo de la zona es mucho más vivo.

Si a estas características diferenciadoras unimos las derivadas de la edad, podemos establecer unos criterios básicos acerca de los cuidados más adecuados. En este post comenzaremos abordando el grupo de edad que va de los 20 a los 30 años y, en posteriores posts nos ocuparemos de los cuidados correspondientes al resto de los grupos de edad.

cuidado-piel-hombre

 De los 20 a los 30 años

Durante esta etapa, la piel del hombre apenas presenta problemas. Tan sólo hay que prestar especial atención al acné ya que, como sabes, no sólo aparece durante la adolescencia. A continuación, os proponemos unos pequeños consejos que os ayudarán a mantener la piel saludable y con buen aspecto:

1. Limpieza

La piel del hombre suele acumular una cantidad mayor de suciedad ya que, tal y como comentamos al principio del artículo, es más gruesa y más grasa que la de la mujer. Por ello, debes limpiarla a diario, por la mañana y por la noche, y hacerlo con un jabón o gel indicado para pieles masculinas; a continuación, es aconsejable aplicar un tónico para cerrar los poros.

2. Hidratación

Hidratar la piel  es fundamental para mantenerla en buen estado, ya que de ello depende su flexibilidad y resistencia. Conviene hacerlo a diario, dos veces al día, justo después del tónico.

Si tu piel es grasa, para controlar el exceso de sebo utiliza un producto “oil free”.

3. Exfoliación

Cada quince días hay que exfoliar la piel para retirar las células muertas. Al hacerlo, evita la zona de los ojos e insiste en la nariz, ya que es la zona donde se acumulan más puntos negros e impurezas.

4. Un buen afeitado

Utiliza unas buenas cuchillas y procura cambiarlas a menudo para no cortarte. Al terminar el afeitado, lávate la cara con agua fría para cerrar los poros y aplícate un aftershave.

5. Protege tu piel del sol

Nunca insistiremos suficiente en recalcar que el sol es uno de los principales causantes del envejecimiento cutáneo y para combatirlo debemos utilizar diariamente un protector  solar con un factor de protección alto.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*