Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Consejos para mitigar los problemas que causa el afeitado

Como suele ser habitual, los hombres se afeitan regularmente y esta agresiva acción tiene evidentes efectos negativos sobre la piel de la zona afectada: por un lado, contribuye al deterioro de la barrera hidrolipídica, lo que da lugar a su deshidratación; y por otro, la acción abrasiva provoca su irritación.consejos afeitado

Si bien no es posible anular por completo estos efectos, sí lo es minimizarlos y conseguir que apenas sean perceptibles. Para ello, te proponemos a continuación un listado de consejos, unos de carácter general y otros referidos a los instantes previos o inmediatamente posteriores al afeitado:

-El momento óptimo para afeitarse es después de la ducha, ya que con el agua caliente los poros se dilatan y el vello se ablanda, haciendo así más fácil y menos abrasivo el afeitado.

-Antes de hacerlo aplícate un gel o espuma de afeitar muy hidratante y déjalo actuar durante unos minutos. Así conseguirás que toda la zona esté adecuadamente protegida y el vello suficientemente hidratado.

–El afeitado conviene hacerlo en la dirección del crecimiento del pelo para que así sea menor la irritación. Si lo hacemos en sentido contrario, conseguiremos un afeitado más apurado pero también una mayor irritación.

–Para cerrar los poros y dejar la piel más suave, es ideal lavarse la cara con agua fría después del afeitado.

–Los aftershaves que contengan principios activos calmantes, como el aloe vera, son fundamentales para minimizar la irritación. Recuerda que debes aplicártelo al final, sobre la piel seca y con ligeros toquecitos.

-Si vas a exponerte al sol después del afeitado, es esencial aplicar un protector solar. También puedes optar por un aftershave que contenga factor de protección solar.

-Por último, de vez en cuando conviene estar uno o dos días sin afeitarse para facilitar que la piel descanse y se recupere.

Por qué se producen las bolsas en los ojos y qué podemos hacer para prevenirlas

Uno de los problemas que con más frecuencia suele aparecer en la zona de los ojos son las ojeras, y otro, más permanente en el tiempo y por ello más difícil de eliminar, son las bolsas. A este último vamos a dedicar las siguientes líneas.

En primer lugar, hemos de tener presente que esta zona es particularmente vulnerable debido a dos factores singulares, como son el menor espesor de la piel y el hecho de estar sometida a una actividad gestual casi continua.

quitar bolsas ojosRespecto a los factores que dan lugar a la aparición de bolsas en los ojos, además de ciertas características genéticas que pueden predisponer a las mismas, dos son las causas fundamentales:

-En primer lugar y en orden a su importancia, hemos de mencionar la acumulación de líquidos, que puede deberse a un mal funcionamiento permanente o temporal del riñón como resultado del cual no se elimina adecuadamente el líquido corporal, o a una permeabilidad excesiva de los vasos capilares de la zona, provocada habitualmente por el alcohol, tabaco, cansancio o falta de sueño.

-También puede estar en el origen de este problema el exceso de grasa bajo los párpados y la consecuente hinchazón, resultado de un defectuoso funcionamiento del drenaje linfático local.

Conocidas las causas, veamos por último qué podemos hacer para prevenir su aparición y permanencia:

-Como casi siempre ocurre, es muy efectivo e importante seguir unos hábitos de vida saludables: no abusar del alcohol ni de otras bebidas excitantes; ingerir diariamente al menos un litro de agua; seguir una dieta alimentaria sana y equilibrada, controlando las grasas saturadas y el consumo de sal; dormir como mínimo ocho horas cada día. Respecto a esto último y para evitar la acumulación de líquidos, conviene que la cabeza esté ligeramente más alta que el resto del cuerpo.

-Mantener la piel limpia e hidratada.

-Utilizar productos cosméticos específicos para esta zona tan delicada. Son especialmente recomendables aquellos que contienen principios activos capaces de estimular la circulación y el drenaje, como la hamamelis.

-Antes de acostarte es muy recomendable realizar un ligero masaje linfático sobre la zona: con la yema del dedo haz movimientos circulares suaves desde el lagrimal hacia el exterior del ojo, siguiendo el contorno de la ojera.

-Colócate sobre los ojos un antifaz de descanso previamente refrigerado en la nevera o unas gasas empapadas en agua fría. Para conseguir los efectos deseados bastan 5 minutos.

La piel del hombre: cuidados faciales según la edad (III)

Durante las últimas semanas nos hemos centrado en los cuidados faciales masculinos más adecuados, considerando para ello tres grupos diferenciados de edad. Hoy, para finalizar el tema, nos ocuparemos del último grupo, es decir, de los varones de 50 o más años.

cuidado-piel-hombre-iiiEn primer lugar y al igual que en los dos artículos anteriores, conviene señalar las características de la piel propias de esta edad, ya que de ellas dependerán los cuidados faciales más recomendables:

-La flacidez cutánea se hace cada vez más patente.

-La piel se vuelve más seca y fina debido a la disminución de la producción hormonal.

-Es mayor la propensión a la aparición de manchas en la piel y, además, las ya existentes tienden a oscurecerse.

-Las inevitables arrugas se vuelven más profundas y, por tanto, más visibles.

Ahora ya podemos centrarnos en los cuidados que nos permitarán combatir satisfactoriamente los problemas específicos ya indicados, y también tratar aquellos más generales y relevantes en este grupo de edad:

Combatir las manchas

Para intentar eliminar o al menos disimular las manchas de la piel, que como hemos señalado tienen mayor tendencia a aparecer y oscurecerse, es conveniente utilizar una crema despigmentante.

Aportar luminosidad

A partir de los 50 años la piel pierde luminosidad y se vuelve por tanto más opaca. Para recuperar su brillo natural es recomendable utilizar cremas o mascarillas especialmente indicadas para este fin.

Recuperar la elasticidad

Como sabes, la hidratación es esencial a cualquier edad pero en esta etapa resulta aún más necesaria: para recuperar la elasticidad de la piel es fundamental beber agua y aplicar una crema hidratante dos veces al día. Recuerda que la crema facial debe llevar protección solar para así prevenir la aparición y el aumento de las manchas provocadas por el sol.

Disimular los signos de cansancio

Es probable que aparezcan en tu rostro signos de cansancio y fatiga. Las denominadas “cremas anti-fatiga” son una excelente opción para conseguir que tu piel tenga un aspecto sano y descansado.

Los productos anti-edad.

Por último, entre tus productos cosméticos no puede faltar una crema anti-arrugas, que deberá ser acorde a tu edad y tipo de piel. Lo ideal es aplicarla dos veces al día, por la mañana y por la noche.