Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Cremology, de nuevo en Asia

Durante los días 13, 14 y 15 de noviembre se celebró en Hong Kong la feria internacional de belleza Cosmoprof, uno de los eventos de cosmética, perfumería y peluquería más prestigiosos de Asia y cita obligada para dar a conocer en tan importante mercado las últimas novedades del sector.

Se trata de una feria profesional en la que están presentes las firmas más importantes y que cada año adquiere más relevancia mundial. Como prueba el número tan  elevado y creciente de participantes: en  esta ocasión asistieron 2.168 expositores de 43 países diferentes, un 10% más que el año anterior.

Un  año más, Cremology estuvo presente en este importante evento profesional donde constató el creciente interés por sus tratamientos cosméticos personalizados.

Cremology-Cosmoprof-Asia

Cremology Cosmoprof Asia

Cómo tratar la piel seca cuando arrecia el frío

La piel seca está asociada naturalmente a un bajo nivel de hidratación, pero también es una característica específica de este tipo de piel la falta de lípidos en la epidermis. Esto último da lugar a un grave deterioro del manto  protector de la piel, cuya función, como pudimos ver en el artículo que dedicamos a este tema, es doble: por un lado, ayuda a mantener el grado de hidratación cutánea; y, por otro, es el responsable del aspecto aterciopelado característico de la piel. La conclusión, por tanto, es evidente: de la buena salud de este protector natural depende en gran medida la calidad de nuestra piel.

cuidar piel seca en inviernoEn invierno el problema se agrava notablemente ya que, al disminuir el nivel de agua de nuestra piel a causa de las bajas temperaturas, ésta reacciona liberando más agua para compensar dicha falta, provocando que se seque cada vez más. En algunos casos, puede producir una descamación de la piel.

Ahora que el frío, la lluvia y la nieve ya han comenzado, es el momento apropiado para recordar algunos consejos que nos ayudarán a combatir este problema y paliar sus negativos efectos:

 1. Crema humectante

Las cremas humectantes tienen como función principal reducir la pérdida natural de humedad; es ahora, por tanto, cuando su uso cotidiano se hace más necesario. Las que contienen ácido hialurónico son especialmente recomendables, ya que éste destaca por su enorme capacidad para retener el agua (retiene un porcentaje equivalente a miles de veces su peso) y, gracias a ello, reconstituye las fibras que sostienen los tejidos de la piel.

 2. Duchas: cortas, con agua tibia y jabones y esponjas suaves

El jabón arrastra parte de los aceites naturales de la piel y, si se elimina más de lo necesario, hace que ésta se reseque y resquebraje. Debes utilizar productos suaves o neutros y desechar aquellos que contienen desodorante, perfume o alcohol.

Utiliza una esponja suave para evitar la pérdida de los aceites naturales que protegen nuestra piel. Las esponjas abrasivas eliminan las células muertas, pero también desgastan más la capa exterior de la dermis, lo que puede provocar descamación y mayor sequedad.

 3. No olvides protegerte del sol

Los rayos del sol siempre están presentes y dañan la piel tanto en verano como en invierno; por ello, debes aplicar filtro solar a diario, sobre todo en el rostro, la  zona del contorno de los ojos y el dorso de las manos.

 4. Reduce el consumo de alcohol y bebidas muy calientes

Este tipo de bebidas provoca la dilatación de los vasos sanguíneos y, en consecuencia, incrementa la pérdida de agua.

 5. Toma líquidos y sigue una dieta equilibrada

En esta época del año conviene ingerir más líquidos y evitar las bebidas con cafeína, debido al efecto diurético de este componente.

En cuanto a la alimentación, procura consumir alimentos que contengan ácidos grasos, como Omega 3, ya que contribuyen a la renovación de la piel. Lo puedes encontrar en pescados y en algunas semillas.

6. Humidifica el ambiente

La calefacción elimina la humedad del ambiente y, por tanto, reseca la piel. Para contrarrestar este efecto, puedes utilizar un humidificador.

 7. A mayor edad, más cuidados

Con el paso de los años, la capacidad natural de la piel para retener agua disminuye paulatinamente, volviéndose cada vez más seca. Por tanto, a mayor edad, más necesario es seguir estos consejos para mantener tu piel en buen estado.

Rojeces en la piel: un problema más allá del rubor

La sensibilidad de la piel es un concepto directamente asociado a los efectos que en ella causan determinados agentes externos; así, decimos que una piel es sensible cuando sus reacciones se alejan significativamente de la norma, es decir, cuando reacciona excesivamente a los cambios bruscos de temperatura, ante el frío, el viento, o  determinados productos de higiene.

Uno de los problemas que habitualmente sufre este tipo de piel son las rojeces, que pueden aparecer con mayor o menor frecuencia según el grado de sensibilidad cutánea y  que apenas dependen del tipo de piel, de modo que son susceptibles de padecerlas tanto las pieles secas como las grasas o las mixtas.

rojeces en la pielEn función del grado de rojez, podemos distinguir tres tipos:

-”Flushes”: este tipo de rojez va asociada a una dilatación de los vasos sanguíneos elevada y temporal, y puede producirse como reacción a situaciones de estrés, cambios bruscos de temperatura o determinados alimentos, entre otros factores.

-”Eritrosis”: cuando las rojeces temporales son muy frecuentes, llega un momento en el que los vasos sanguíneos permanecen siempre dilatados, lo que lleva asociada una rojez cutánea permanente. Las más frecuentes y conocidas se producen en las mejillas.

-Cuperosis: se trata del grado más avanzado, en el que la vasodilatación es tan extrema que los capilares parecen transparentes y son fácilmente visibles.

Las personas que sufren rojeces en la piel han de prestar especial atención al cuidado del rostro y su rutina facial debe centrase en proteger y reforzar la piel para que sea menos vulnerable a las agresiones externas.

A continuación, te proponemos tres pautas básicas que conviene que sigas si padeces este problema:

-Limpiar y tonificar la piel a diario.

-Aplicar una crema facial con principios activos que ayuden a proteger más la piel y a aumentar su resistencia. Entre los más aconsejables podemos destacar la vitamina E, por su contenido en antioxidantes; el extracto de pepino y el tomillo, de acción calmante; y el ácido hialurónico, por sus propiedades humectantes.

-Una o dos veces por semana es recomendable aplicarse una mascarilla vitamínica o muy hidratante, para fortalecer la piel y protegerla así de las rojeces.