Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

El agua en el mar y en la piscina: beneficios y problemas para nuestra piel

Generalmente son bien conocidos los efectos, positivos y negativos, del sol en nuestra piel y cómo debemos actuar en esta época del año para evitar los posibles daños sin renunciar a su exposición. Sin embargo, apenas se presta atención a algo que también puede afectar notablemente a nuestra piel, como es el contacto prolongado con el agua de mar o de piscina. Como consecuencia, la mayoría de las personas ignora tanto sus posibles beneficios como los riesgos que supone y la forma de evitarlos o atenuarlos. Veamos a continuación estas tres importantes cuestiones.
agua-mar-piscina-y-pielEl agua de mar posee una gran cantidad de oligoelementos que proporcionan importantes beneficios a la piel, como sodio, zinc o yodo: al entrar en contacto con el agua salada, en la superficie cutánea tiene lugar un proceso llamado ósmosis, por el cual nuestro cuerpo “absorbe” estos elementos, produciéndose así la renovación de los mismos en nuestro organismo. Como resultado, la piel se vuelve más elástica y mejora su aspecto. Sin embargo, el agua de mar también puede tener efectos negativos en la piel, sobre todo en aquellas que son especialmente sensibles; para evitar su irritación y conservar la piel en perfecto estado, lo más recomendable es ducharse al volver de la playa, para eliminar los restos de sal, y aplicarse a continuación una crema hidratante o un after-sun en todo el cuerpo.
El agua de la piscina, sin embargo, no es tan beneficiosa para la piel. Dos son sus principales efectos negativos. Por un lado, el cloro que se utiliza para desinfectar el agua puede provocar daños en la piel; para evitarlos, lo más aconsejable es una ducha al salir de la piscina seguida de la aplicación de una crema hidratante, ya que el cloro puede resecarla mucho. Los hongos son el otro problema, muy importante y habitual. Para prevenir su aparición, debemos ducharnos al salir del agua, secarnos muy bien y no ir descalzos por el borde de la piscina.
Por último, no olvides que debes aplicarte un protector solar después de cada baño, incluso en los días nublados, ya que el agua refleja los rayos ultravioletas y multiplica así sus efectos.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*