Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Elige el mejor protector solar para tu piel

No nos cansamos de recordar la necesidad de utilizar filtros solares diariamente, y no solo en las épocas de mayor radiación solar. Los rayos del sol pueden dañar la piel en verano y en invierno, en la alta montaña o al nivel del mar e incluso en días nublados o con niebla.

beneficios-sol

Debemos por ello utilizar diariamente filtros solares capaces de reducir los negativos efectos de la radiación solar, entre los que podemos destacar por su generalidad el envejecimiento prematuro de la piel y las quemaduras solares. Por ello es muy importante conocer los diferentes tipos de protectores solares y elegir el que más se adapta a nuestras características o actividades

Atendiendo a su modo de acción podemos distinguir tres tipos de protectores solares:

-Físicos: están compuestos por partículas que se depositan sobre la piel y reflejan la radiación, evitando el eritema e impidiendo el bronceado. Están indicados para niños menores de año y medio, personas con la piel reactiva o alérgica, con dermatitis o cicatrices, etc. Los protectores solares que utilizan este tipo de filtro suelen indicar en su envase “efecto pantalla total” o “Ecran”. Conviene saber también que solo en situaciones muy especiales se utilizan incorporados a cremas de tratamiento.

-Químicos: compuestos por sustancias que absorben la radiación ultravioleta al captar la energía de los rayos solares y la transforman en energía térmica no perjudicial para la piel. Estas sustancias solo se “activan” en contacto con la radiación solar; es decir, si no están expuestas al sol se mantienen inertes, por ejemplo por la noche o en lugares protegidos de la radiación solar. Otra característica destacable de los filtros químicos es que, en general, no son comedogénicos, lo que significa que son aptos para pieles grasas ya que no obstruyen los poros y en consecuencia permiten una correcta “respiración” de la piel.

La crema base de Cremology utiliza este tipo de filtro solar. Se puede aplicar tanto de día como de noche ya que, como hemos dicho, mientras no estemos expuestos al sol el filtro solar no actuará.

-Biológicos: su función principal es evitar la aparición de radicales libres; es decir, actuar como antioxidantes, protegiendo nuestro sistema inmunológico de los efectos negativos de la exposición solar prolongada. Algunas de las sustancias más utilizadas en este tipo de filtros son la vitamina C, el zinc y el magnesio.

Otro aspecto diferenciador son los excipientes que contengan los protectores solares, ya que son estos los que determinan la mayor o menor capacidad para permanecer “adheridos” a la piel cuando sudamos o nos bañamos. Atendiendo a este criterio, se pueden clasificar en:

-Resistentes al agua: la eficacia del protector solar se mantiene durante los primeros 40 minutos de permanencia en el agua o de elevada sudoración.

-Muy resistentes al agua: la eficacia del protector solar no se pierde durante los primeros 80 minutos en medio acuático.

Por último, los filtros solares también se pueden diferenciar atendiendo al tipo de exposición. Así, encontramos fotoprotectores indicados para una exposición moderada y de corta duración, como pasear o realizar actividades al aire libre; para una exposición notable, como ir a la playa, a la montaña o realizar actividades al aire libre de larga duración; y para una exposición solar extrema, como la que se da en los trópicos, los glaciares y en alta montaña.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*