Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

El cuello es una continuación de tu rostro. ¡Cuídalo!

Hoy en día la mayoría de las personas se preocupan de que su rostro tenga un aspecto bonito y saludable, y para conseguirlo lo cuidan y tratan diariamente; sin embargo normalmente no prestan la misma atención al cuello, a pesar de ser una zona del cuerpo casi tan cuidar piel cuellovisible como el rostro. Además, son varias las características diferenciadoras de esta zona que la hacen aún más vulnerable a los efectos del paso del tiempo:

-Las tres capas que conforman la piel del cuello son especialmente delgadas.

-Hay una menor presencia de melanocitos.

-El film hidrolipídico, que como sabes es el manto que protege nuestra piel, tiene menos grasa de la debida.

-La elasticidad del cuello es menor, ya que apenas tiene soporte óseo ni fibras de colágeno y sólo está sostenido por tres músculos.

En consecuencia, si queremos ralentizar el deterioro de esta zona debemos incluirla en nuestra rutina de belleza diaria y, además, tener presentes algunas recomendaciones:

-La limpieza, exfoliación e hidratación del cuello no es menos importante que la del rostro y requiere la misma atención.

-Para prevenir o tratar la deshidratación, la flacidez y el envejecimiento cutáneo, a partir de los 35 años es aconsejable utilizar productos cosméticos que contengan activos especialmente hidratantes.

-Un buen tono de los músculos del cuello ayuda a retrasar el envejecimiento. Para lograrlo, procura mantener el cuello erguido cuando camines o estés sentado; también es recomendable dormir con una almohada lo más baja posible ya que, cuanto más alta sea, más perjudicial es para los músculos de esta zona.

El acné, en los jóvenes y en los adultos

El acné es una patología del folículo polisebáceo, estructura que comprende principalmente el pelo y la glándula sebácea, encargada esta última como sabes de producir la grasa que recubre la piel.

Esta alteración cutánea puede afectar a personas de cualquier edad, si bien en la adolescencia es mayor su incidencia. El acné juvenil suele manifestarse en forma de espinillas situadas en la zona de la frente y la nariz, ligeramente inflamadas o con granos de pus que, por norma general, se curan rápidamente con un tratamiento convencional. En cambio, el acné en los adultos se manifiesta de forma diferente y puede dar lugar a granos o bultos más grandes, más profundos y más inflamados; además, en muchas ocasiones no responde a los tratamientos curativos clásicos y la probabilidad de que deje cicatrices es mayor que en el caso del acné juvenil.

quitar granosEl acné juvenil es debido a los cambios hormonales característicos de la adolescencia; en los adultos el acné también es casuado principalmente por desequilibrios hormonales, que en este caso están relacionados con el nivel de andrógenos en el cuerpo y por ello con ciertas patologías y estados que pueden alterar dicho nivel. Un ejemplo de ello son las espinillas que tienden a aparecer en las mujeres durante la menstruación, debidas a la estimulación de las glándulas sebáceas causada por las hormonas andrógenas; otro caso frecuente es el asociado al nivel de estrés en nuestro cuerpo, que está en el origen de las espinillas o granitos que nos salen cuando estamos nerviosos; por último, la alopecia, obesidad, infertilidad o diabetes son algunas de las patologías que pueden alterar el nivel corporal de andrógenos y dar lugar al acné en adultos.

Ahora que ya sabemos qué es el acné adulto y cuáles son los principales factores que lo desencadenan, veamos unos consejos generales para combatirlo. En todo caso hay que dejar claro que si el acné es severo siempre debemos consultar con un dermatólogo.

1. Limpiar el rostro todos los días, por la mañana y por la noche, nos ayudará a disminuir el exceso de grasa, suciedad y células muertas de la piel. En cuanto al producto cosmético utilizado, lo más aconsejable es usar un jabón neutro, sin alcohol.

Para limpiar la cara en profundidad por la noche, también es recomendable utilizar productos que contengan ácido acetil salicílico.

2. Si utilizamos maquillaje es muy importante que sea “no comedogénico”, es decir, que no contengan ingredientes que puedan obstruir los poros.

3. Llevar una vida sana y seguir una dieta saludable es una buena manera de prevenir y mejorar el acné: consume alimentos ricos en antioxidantes, bebe agua, no fumes y haz un poco de ejercicio a diario.

4. Algunos tratamientos estéticos, como el láser, los peelings y la microdermabrasión  pueden mejorar las cicatrices postacneicas.

 5. Por último, también es fundamental mantener las manos y el pelo limpio y, sobre todo, evitar tocarse la cara.

Consejos para combatir los puntos negros

Los puntos negros son un problema bastante habitual que preocupa a muchas personas. Para poder solucionarlo, tenemos que empezar por saber qué son y por qué se producen.

Los puntos negros se presentan cuando se taponan los diminutos orificios de la superficie de la piel, que llamamos poros, cada uno de los cuales contiene un folículo formado por un cabello y una glándula sebácea; la función de estas últimas es ayudar a lubricar la piel y a eliminar las células cutáneas viejas. Cuando las glándulas sebáceas quitar puntos negrossegregan demasiado aceite se puede producir una obstrucción en los poros que provoca la acumulación de suciedad, desechos, bacterias y células antiinflamatorias; esta obstrucción se denomina tapón o comedón y, en función de su apariencia, podemos distinguir dos tipos: acné miliar (la parte superior del tapón es blanca) o espinilla negra (la parte superior del tapón es oscura).

A continuación, te proponemos unos sencillos consejos que te ayudarán a eliminar los puntos negros y también a evitar que aparezcan más. En general, los cuidados cosméticos diarios y semanales deben ir destinados a purificar, matificar y regular el sebo; para ello debes tener en cuenta lo siguiente:

-Crema facial y maquillaje: no utilices productos cosméticos grasos; elige cremas faciales con una fase lipídica y, si utilizas maquillaje, conviene que sea en crema.

-Limpieza: debes limpiar el cutis todos los días, por la mañana y por la noche. Utiliza un jabón limpiador facial o un producto cosmético que arrastre el exceso de sebo.

-Exfoliación: como sabes, con la exfoliación retiramos las células muertas dejando el rostro especialmente limpio. La frecuencia con la que lo hagas dependerá de lo sensible que sea tu piel: una o dos veces por semana es lo más oportuno.

-Mascarilla: una vez a la semana utiliza una mascarilla purificante u oxigenante.

-Aplicarte vapor o calor en la zona a tratar también puede ayudarte.

-Extracción: el mejor momento para hacerlo es al salir de la ducha, ya que el calor abre los poros. La extracción debe realizarse de manera suave, pero intentando limpiar el poro lo máximo posible; para que no te queden marcas es recomendable utilizar pañuelos de papel o gasas estériles.

Una vez que los poros estén limpios, debemos cerrarlos en la medida de lo posible; para ello, aplícate un tónico purificante sobre la zona, a base de toquecitos o, si lo prefieres, también puedes seguir la misma técnica pero con agua fría.

 Por último, un consejo importante relacionado con tu alimentación: evita los embutidos, el queso curado y los fritos.

 

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

Cómo afecta el ejercicio físico a tu piel

Como todos sabemos, hacer ejercicio físico es muy beneficioso para la salud en general y, además, nos ayuda a mejorar nuestro aspecto, ya que con ello tonificamos los músculos y eliminamos la flacidez. Sin embargo, pocas personas saben que el ejercicio físico también tiene efectos cutáneos negativos, por lo que bien podemos decir que es un “arma de doble filo” para la piel.

Veamos en primer lugar los beneficios que aporta a nuestro cutis:

-Cuando realizamos una actividad física los vasos sanguíneos se dilatan, lo que permite que llegue a todos los órganos, y por tanto a nuestra piel, una cantidad mayor de flujo sanguíneo, consiguiendo así que recobre su luminosidad.

-Practicar deporte rebaja el nivel de estrés y con ello previene el envejecimiento prematuro general y cutáneo que éste provoca.

-Hacer ejercicio regularmente ayuda a conservar el colágeno en mejor estado. Como sabes, el colágeno es una proteína contenida en la piel que, al estar localizada entre la epidermis y los músculos, juega un papel fundamental en el mantenimiento de la tersura de la piel y la firmeza de éstos.

ejercicio físico y piel Ahora que ya conocemos los beneficios para la piel derivados de la práctica del ejercicio físico, conviene señalar los efectos menos positivos del mismo:

-En los deportistas, el recambio celular de la epidermis se acorta debido al desgaste continuo de la misma y, como consecuencia, la piel se deteriora antes.

-Durante el ejercicio físico nuestra temperatura corporal aumenta. Para evitarlo el organismo emite sudor a través de la piel, lo que produce un efecto refrescante al evaporarse el agua contenida en el sudor; sin embargo, durante este proceso también se pierden minerales y con ello se favorece el envejecimiento prematuro de la piel.

-Para concluir, hemos de mencionar una vez más los negativos efectos de la exposición a la radiación solar, acrecentada si realizamos la actividad física al aire libre y que, como sabemos, provoca un aumento de los radicales libres acelerando así el natural proceso de envejecimiento cutáneo.

A los 30 tu piel cambia. ¿Sabes qué hacer?

Como seguramente sepas, el colágeno es una proteína que se encuentra entre la epidermis y los músculos y cuyo papel es fundamental para mantener la tersura de la piel y la firmeza de éstos. La célula llamada fibroblasto es la responsable de su fabricación, y también de la del ácido hialurónico, del que dependen la hidratación y elasticidad de la piel.

Con el paso de los años el metabolismo de las células de la piel, y por tanto del fibroblasto se hace más lento y con ello se produce una paulatina pero continua disminución de las cantidades de colágeno y ácido hialurónico. Es a partir de los 30 años cuando el proceso Cómo cuidar la piel a los 30comienza y sus efectos se hacen perceptibles: la elasticidad y firmeza de la piel disminuye, al igual que su contenido en agua, la piel se reseca y aparecen las primeras arrugas. Es por ello el momento indicado para prestar una mayor atención a tu piel.

A continuación te proponemos algunas ideas para esos especiales cuidados:

-Conviene que bebas dos litros de agua diarios para así contribuir a la hidratación de tu piel, desde el exterior.

-Si tomas alimentos ricos en antioxidantes estarás recuperando parte del colágeno perdido.

-Es aconsejable que utilices productos cosméticos con ácido hialurónico; de este modo ayudarás a tu piel a mantener un nivel de hidratación adecuado.

-También puedes recurrir a tratamientos con colágeno, que nutrirán tu piel y estimularán la producción celular de nuevo colágeno.

-Exfolia tu piel para eliminar las células muertas y devolver al cutis su luminosidad.

-Utiliza siempre un protector solar; así evitarás que aparezcan manchas y arrugas prematuras.

-Una vez a la semana aplícate una mascarilla nutritiva.

-Existen tratamientos profesionales, como la radiofrecuencia facial, que son muy eficaces para tensar y estirar la piel: el efecto inmediato es la retracción del colágeno, lo que permite que todo el tejido adquiera firmeza; a más largo plazo, se consigue la restructuración del colágeno profundo, lo que incluye la formación de nuevas fibras que harán más elásticos los tejidos, mejorando así el estado de tu piel.

Lo que debes saber para que las ojeras no te quiten el sueño

Ojeras es la palabra utilizada comúnmente para referirnos a la coloración más oscura de la piel que se manifiesta justamente debajo de los ojos. La consecuencia, exclusivamente estética, es que los ojos pierden su viveza y la mirada parece triste y perdida.

Al ser la piel de esta zona del rostro especialmente fina, no resulta difícil percibir las pequeñas venas que cubre y el tono más oscuro, normalmente azulado, que adquiere quitar ojerasy que identificamos con las ojeras; siendo así, ¿quién no las ha tenido alguna vez?

Descartando la condición sexual, ya que afecta por igual a hombres y mujeres, veamos cuáles son los factores que provocan la aparición de ojeras:

-En primer lugar hemos de mencionar el cansancio o la falta de sueño que, aunque no produce las ojeras, sí es el factor que con más frecuencia las resalta y hace visibles.

-La predisposición genética es una de las causas principales de las ojeras. Si en tu familia son habituales, es muy probable que tú también las tengas.

-Con la edad la piel va perdiendo tersura y se vuelve aún más fina en esta zona del rostro; por ello, al pasar los años las ojeras son cada vez más intensas y permanentes.

-Los cambios hormonales también influyen en esto, por lo que durante el embarazo o la regla es habitual tener ojeras en mayor o menor grado.

-Por último, hemos de indicar que, siendo como es un problema directamente relacionado con el tono de la piel, la propia pigmentación es en sí misma un factor determinante. Así, podrás observar que las personas de raza mediterránea tienen una predisposición mayor a tener ojeras, debido a que su piel tiene más pigmentación que la de otras razas menos oscuras.

Ahora que ya sabemos qué son las ojeras y conocemos las principales causas que dan lugar a su aparición, veamos qué podemos hacer para prevenirlas y atenuarlas:

-Procura dormir 8 horas al día.

-Sigue una dieta equilibrada y sana y no consumas alimentos ricos en grasas, ya que favorecen la retención de líquidos y con ello la aparición de ojeras.

-Utiliza siempre un protector solar ya que, como sabes, los rayos ultravioletas estimulan la pigmentación. Evita tomar el sol durante las horas de mayor intensidad.

-Ponte compresas frías de manzanilla sobre la zona durante 10 o 15 minutos. El frío ayuda a reducir la hinchazón y atenúa las ojeras, mientras que la manzanilla refuerza estos efectos debido a sus propiedades descongestivas. También puedes utilizar aloe vera, en su forma natural o en gel, en lugar de las compresas de manzanilla; y, nuevamente, será recomendable tenerlo antes en la nevera para aprovechar así el efecto descongestionante del frío.

-Aplicar una producto cosmético antiojeras te ayudará a descongestionar la zona y rebajar el tono de la piel. No olvides que debes aplicarlo describiendo  pequeños círculos, con objeto de activar la circulación sanguínea.

-Las ojeras también pueden disimularse con maquillaje, concretamente con los denominados correctores. Si tu piel es clara, necesitarás un corrector un tono más claro, mientras que si es oscura lo más aconsejable es utilizar correctores en la gama de rosados y beige claro.

La importancia del manto protector de nuestra piel

La importancia del manto protector de nuestra pielEl Film o Manto Hidrolipídico es una mezcla de sebo y sudor que recubre la parte exterior de la epidermis y que poseemos desde el mismo instante del nacimiento. Por los distintos poros de la piel llegan a la superficie cutánea dos sustancias: el sebo (parte grasa, lípido), producido por las glándulas sebáceas; y el sudor (parte acuosa, hidro), que segregan las glándulas sudoríparas.

Cuando llegan a la superficie de la piel ambas secreciones se mezclan formando la emulsión que conocemos como Film Hidrolipídico. Su aportación es doble; por un lado, ayuda a mantener el grado de hidratación cutánea; y por otro, es la causa del aspecto aterciopelado característico de nuestra piel.

Ahora que conocemos qué es el Film Hidrolipídico y su función, es el momento de plantear algunas preguntas: ¿qué problemas se presentan cuando no está en perfectas condiciones?; ¿qué agentes le afectan negativamente? ¿qué podemos hacer para mantenerlo en buen estado? Veamos las respuestas.

La piel normal tiene una proporción de sebo y sudor equilibrada; las pieles sensibles tienen alterado este Film Hidrolipídico por lo que se irritan y enrojecen fácilmente; en las pieles grasas, la parte lipídica es mayor, lo que hace que brillen en exceso pero también que sea más difícil que se arrugen.

Los agentes aceleradores del envejecimiento cutáneo, como el sol, el frío, el viento, la contaminación, los tóxicos como el tabaco o el alcohol, o los malos hábitos de vida como el estrés o la falta de sueño, debilitan el Film Hidrolipídico que protege la piel provocando un deterioro de los mecanismos fisiológicos:

-La división celular disminuye y los procesos de descamación superficial se tornan anormales, dando lugar a que el estrato córneo aumente su tamaño y la epidermis activa se vuelva más delgada.

-Los lípidos intercelulares disminuyen y empieza a no ser eficaz como barrera protectora, haciendo que la piel se vuelva más permeable y aumente así la pérdida transepidérmica de agua, lo que da lugar a un estado de deshidratación permanente.

-Internamente, a nivel de la capa basal, la unión dermis-epidermis se aplana, restando soporte a la piel y dando lugar a las primeras arrugas: la piel estará más seca, tirante y con menor flexibilidad; aumentarán las arrugas; aparecerán manchas, …

Como vemos, de la buena salud de este protector natural depende en gran medida la calidad de nuestra piel. Los productos cosméticos han de contribuir a su hidratación y protección, siendo especialmente importante en el caso de los utilizados para la limpieza del rostro que respeten este Film Hidrolipídico y no contengan parabenos.

 

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

Qué importa del color de la piel

Las distintas razas humanas tienen características específicas que van mucho más allá del color de la piel. Sin embargo, este hecho incluye ciertos aspectos diferenciadores asociados que, de modo general, caracterizan y distinguen una piel blanca de otra morena, negra u oriental.

Conocer estos aspectos y las consecuencias que se derivan en relación con el cuidado y tratamiento de la piel es el tema que nos interesa abordar en este post.

características de la piel según su color

 Piel blanca

Como sabemos, es mucho más sensible a las radiaciones ultravioletas y, por ello, a los negativos efectos que pueden provocar en la piel, que van desde el envejecimiento prematuro hasta el cáncer. La utilización diaria de un protector solar adecuado es el modo más sencillo de prevenir estos problemas.

Las arrugas y líneas de expresión suelen presentarse antes, especialmente si la piel es seca o normal. La recomendación en este caso es el uso diario de una crema hidratante.

 Piel negra

Se trata de la más fuerte y resistente al sol y por ello la que resulta más fácil de mantener en buen estado durante más tiempo.

La mayor tendencia de este tipo de piel a tener problemas de pigmentación, que pueden dar lugar al desarrollo de manchas oscuras, debe prevenirse utilizando protectores solares.

En un clima templado, con menos sol y habitualmente con agua excesivamente calcárea, este tipo de piel presenta problemas de deshidratación, que se combaten aplicando cremas ligeras con humectantes, como el ácido hialurónico, la glicerina, …

Las heridas cutáneas, en general, pueden producir manchas más perceptibles, que mejoran utilizando activos como el ácido kójico.

Piel morena

En este tipo de piel incluimos una gran variedad de tonos, que van desde el mulato más claro hasta el hindú, más moreno y profundo.

Su resistencia y fortaleza así como el resto de propiedades están, como parece lógico, entre las de una piel blanca y una piel negra.

Aunque pueda verse grasa, la piel morena suele ser seca. El tratamiento correcto es la limpieza, exfoliación e hidratación, siempre utilizando productos no astringentes y que no resequen la piel.

El protector solar es nuevamente aconsejable para prevenir y proteger la piel de los problemas de hiper/hipo pigmentación.

Piel oriental

Como es sabido, este tipo de piel es muy fina, y por ello es especialmente propensa a las irritaciones. Se recomienda por tanto el uso de cosméticos específicos para pieles sensibles.

Se trata de una piel con mayor hidratación al presentar menor pérdida de agua que el resto de pieles. En consecuencia, los cosméticos hidratantes más indicados son las fórmulas ligeras, apenas oclusivas, elaboradas con pocos ingredientes no comedogénicos.

Durante el embarazo también tu piel es diferente. ¿Sabes cómo cuidarla?

Los profundos cambios, no sólo hormonales, que provoca el embarazo, dan lugar a diferentes cambios en la piel de la mujer que conviene conocer y prevenir: la posibilidad de que se manifieste algún tipo de alergia cutánea o aparezcan eczemas aumenta significativamente debido a que la piel se vuelve más sensible y, en consecuencia, es más fácilmente irritable.

Aunque en algunos casos la piel puede volverse más grasa, casi siempre ocurre lo contrario, es decir, la piel tiende a estar más seca.

Es muy común la aparición de manchas, generalmente en las mejillas, frente y labio superior, que se manifiestan a partir del segundo o tercer mes de embarazo y van acentuándose según avanza éste, y suelen desaparecer de modo natural antes de un año del parto.

cómo cuidar la piel durante el embarazo

Veamos ahora cómo prevenir y atajar estos problemas:

-Para que tu piel esté siempre bien hidratada debes utilizar las cremas hidratantes para piel y cara recomendadas especialmente para mujeres embarazadas; asimismo, conviene beber mucha agua y evitar las exposiciones prolongadas al sol.

-Para prevenir las alergias y eczemas es aconsejable utilizar jabones neutros y evitar los productos cosméticos que contengan sustancias especialmente irritantes, como perfumes o antisépticos.

-Las manchas que suelen aparecer durante el embarazo empeoran con la exposición solar directa, por lo que se deben utilizar filtros solares con un factor de protección alto, desde el primer día de embarazo. Aún cuando los productos despigmentantes son en general adecuados para tratar manchas cutáneas, conviene saber que debe descartarse su uso durante el periodo de gestación, ya que los principios activos que contienen pueden afectar al feto.

-También es muy recomendable utilizar cremas con vitaminas A y D, que aportarán elasticidad a la piel ya que, como sabemos, ésta tiende a estirarse durante el embarazo.

-Un buen modo de prevenir las posibles estrías consiste en mantener bien hidratadas las zonas del cuerpo más expuestas a este problema, como nalgas, senos, etc, así como evitar el sobrepeso.

-Por último, como normal general, siempre que se tenga alguna duda sobre el contenido y posibles efectos sobre el feto de un determinado cosmético, conviene consultar  previamente con el médico.

La piel y su cuidado: desde el nacimiento hasta…(III)

En anteriores post os hemos hablado de las características y cuidados específicos de la piel del bebé, del adolescente, durante los 20 años, a los 30 y a los 40. Hoy, para finalizar el tema, nos toca empezar a partir de los 50 años.

La piel a los 50 años

En la menopausia, la piel del cuerpo, sobre todo la de la cara, comienza a verse menos fresca y vital. Esto es debido a la mayor transpiración, que se produce de modo natural y ocasiona la pérdida de una gran cantidad de vitaminas, minerales y estrógenos.

Es, por tanto, el momento de cómo cuidar la piel a los 50 años y a partir de los 60centrarnos en combatir activamente los trastornos profundos de la piel, como las arrugas de expresión; así como la aparición de enfermedades degenerativas ocasionadas por la excesiva exposición al sol y radiaciones, poniendo especial atención a las manos, el cuello y el escote.

Por ello, es importante vitaminizar la piel por dentro y por fuera, para restaurar el colágeno dérmico y mantener o recuperar su elasticidad.

Utiliza productos con ácido glicólico para reducir las arrugas superficiales y, sobre todo, sé constante y aumenta la frecuencia de los cuidados específicos de tu piel.

La piel de los 60 años en adelante

Tras la menopausia, el colágeno sigue disminuyendo, llegando a bajar hasta un 2% por año.

Para conservar la piel en el mejor estado posible es fundamental, más que nunca, seguir una dieta equilibrada, realizar un ejercicio físico moderado, e ingerir las vitaminas y el calcio necesario para nuestro organismo.

Debes incluir entre tus productos cosméticos básicos un exfoliante, crema reafirmante, maquillaje con efecto lifting, sérum antiedad, leche limpiadora y tónico específico para pieles maduras. También puedes añadir otros productos, como una crema despigmentante, si es necesario.

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.