Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Alimentos que protegen la piel y mejoran el bronceado

La melanina es el pigmento responsable de la coloración de la piel, es decir, el causante de que se broncee. De este modo, protege nuestra piel de la acción de los rayos ultravioletas.

Algunos alimentos contienen sustancias que favorecen la producción de melanina; podemos decir por ello que tienen propiedades beneficiosas para la piel, especialmente en esta época del año. Entre las sustancias más destacables por tener esta propiedad están los betacarotenos y la vitamina A o retinol. Respecto a los primeros, resultan muy apropiados para que la piel adquiera un buen bronceado, si bien hay que tener cuidado de no abusar de los mismos, lo que daría lugar a alimentos-bronceadoun indeseable tono anaranjado. Respecto a la vitamina A, a esta propiedad hay que añadir su capacidad para favorecer la regeneración celular y sus propiedades antioxidantes, siendo por ello muy eficaz para combatir los radicales libres que, como sabemos, son la principal causa del envejecimiento celular.

Según lo anterior y habiendo llegado por fin del momento de recibir los primeros rayos de sol del verano, convendría consumir alimentos ricos en betacarotenos y en ciertas vitaminas, que nos ayuden a proteger mejor nuestra piel del sol y a conseguir un bonito bronceado. Veamos cuáles son los más recomendables:

-Las frutas y verduras de color anaranjado, rojo o verde, como las zanahorias, el repollo, las espinacas, el pimiento rojo, el tomate, el albaricoque o la lechuga.

-Los productos integrales, como el arroz, la pasta o el pan, también son muy adecuados por su alto contenido en vitamina B, que contribuye a mantener un nivel de hidratación óptimo y a acelerar el bronceado.

-Los alimentos ricos en vitamina E, que evita la acción de los radicales libres, como el aceite de oliva y los frutos secos.

-Para prolongar la duración del bronceado son muy aconsejables los ácidos grasos. Los puedes encontrar en el pescado azul.

-Los alimentos-melaninaalimentos ricos en vitamina C también son imprescindibles en esta época. Dos son sus propiedades más destacables: por un lado, se trata de un potente antioxidante y por ello protege las células de los radicales libres, combatiendo así el envejecimiento celular; y, por otro, es imprescindible para la producción, mantenimiento y estabilidad del colágeno, que es una proteína fundamental en la composición de los cartílagos y huesos, responsable de nutrir, fortalecer y mantener unidos los tejidos.

Por último, conviene recordar que la forma de cocinar los alimentos influye significativamente: cuanto más crudo esté el alimento, más propiedades tendrá; además, cuando lo calentamos se produce una rápida oxidación de las vitaminas y una degradación del valor nutricional del alimento.

También es más aconsejable comer la fruta con piel que sin ella, ya que la piel contiene más vitaminas y además aporta fibra.

Alimentos que más convienen a tu tipo de piel

En este blog hemos publicado numerosos artículos acerca de la incidencia que tienen los alimentos que ingerimos en la salud y belleza de nuestra piel.

Para favorecer la función protectora frente a las agresiones externas a las que nuestra piel está expuesta casi permanentemente, necesitamos ingerir a diario vitaminas y minerales con propiedades antioxidantes; y para potenciar la transpiración y eliminación de toxinas a través de la piel, necesitamos hidratarla diariamente, tanto por dentro como por fuera.

Las claves de una dieta saludable para nuestra piel y, por supuesto, también para nuestro organismo en general, están en la utilización de productos frescos y de temporada y en la abundancia y diversidad de aquellos de origen vegetal: frutas, cereales, legumbres y verduras.

Una alimentación ajustada a estos patrones asegurará un aporte adecuado de nutrientes a nuestra piel y con ello será posible mantenerla sana y bonita. No obstante, dependiendo del tipo de piel las necesidades pueden variar y quizás conviene aumentar la proporción de determinados nutrientes. Veamos qué es lo aconsejable en cada caso:

Piel mixta

La piel mixta, como sabéis, es una combinación de piel grasa y seca y, por tanto, alimentos-tipo-de-piel-mixtasuele presentar los mismos problemas asociados a cada una de ellas.

Si este es tu tipo de piel, es aconsejable que en tu alimentación incluyas frutos secos y semillas, cuyas propiedades antioxidantes y alto contenido en ácidos grasos omega 3 y 6 contribuirán a mejorar su salud.

También son muy recomendables los vegetales ricos en betacarotenos, como las frutas y hortalizas de color naranja, zanahoria, calabaza, melón, … que contribuyen al buen estado de las capas inferiores de la piel y así mejoran su firmeza y tersura.

Piel seca

La piel seca alimentos-tipo-de-piel-secase caracteriza por su bajo nivel de hidratación. Por ello, es esencial ingerir al menos dos litros de agua al día, incluyendo por supuesto en esta cantidad la contenida en infusiones, sopas o caldos.

Las frutas y hortalizas frescas también te ayudarán a mantener el nivel de hidratación adecuado y, gracias a su alto contenido en vitaminas y antioxidantes, mejorarán la salud y luminosidad de tu piel.

Piel grasa

Uno de sus problemas fundamentales, y probablemente el que más preocupa a las personas que la tienen, es el exceso de secreción sebácea, que da a la piel un aspecto no deseado, excesivamente brillante, húmedo y untuoso.

Una alimentos-tipo-de-piel-grasaalimentación adecuada es fundamental para mantener este problema a raya. En tu dieta no pueden faltar los alimentos ricos en fibra ni los diuréticos. Estos últimos favorecen la eliminación de toxinas y ayudan así a limpiar el organismo. Son especialmente recomendables las verduras de hoja, los espárragos, las alcachofas, los cítricos, los cereales, las legumbres y los frutos rojos.

Por último, es especialmente importante evitar el consumo de grasas saturadas, ya que estas agravarían notablemente el problema.

¿Sabes cómo influye tu alimentación en la piel?

Todos sabemos que la alimentación es fundamental para la salud, puesto que es la fuente principal de nutrientes del organismo y sin ellos no es posible que éste realice las funciones vitales; pero, quizás no seamos tan conscientes de que, además, sus efectos también son visibles, ya que en gran medida la alimentación determina nuestro aspecto físico general, lo que por supuesto  incluye el de nuestra piel.

La conclusión, por tanto, es evidente: para conseguir un cutis radiante y libre de impurezas es imprescindible tener muy en cuenta qué alimentos ingerimos. ¡Toma nota de algunos consejos!

alimentos piel

Aceites esenciales y nutrientes

Para retrasar el envejecimiento de la piel es fundamental que desde el organismo puedan llegar a las células cutáneas los nutrientes y aceites esenciales que necesitan: el aguacate, el aceite de oliva y el aceite de onagra te ayudarán a conseguirlo gracias a su contenido en ácidos grasos, aportando mayor luminosidad y elasticidad a tu piel.

El huevo también es un alimento muy aconsejable para tener una piel bonita: es rico en proteínas, que son nutrientes necesarios para que el organismo pueda reparar y construir sus estructuras, y en vitaminas A, B, D y E, que favorecen los procesos de renovación celular y previenen el envejecimiento prematuro.

 Vitamina C

Dos son sus propiedades más destacables: por un lado, protege las células de los negativos efectos de los radicales libres, combatiendo así el envejecimiento celular; y por otro, es imprescindible para la producción, mantenimiento y estabilidad del colágeno.

Entre los alimentos con un alto contenido en vitamina C podemos destacar el pimiento, la naranja, las coles de Bruselas, la coliflor, las espinacas y las fresas. ¡No olvides que para aprovechar todo su contenido debes consumir estos alimentos crudos!

Alimentos para hidratar la piel

De los alimentos que más contribuyen a mantener la piel hidratada nos ocupamos hace un par de semanas (podéis leer el post aquí), por lo que no nos extenderemos más. Tan sólo queremos recordaros que, a través del sudor, constantemente perdemos líquidos y minerales, por lo que, además de incorporar a nuestra dieta diaria los alimentos que comentamos en el anterior post, es fundamental beber agua: entre 6 y 8 vasos diarios es una cantidad adecuada para mantener la elasticidad, flexibilidad y nivel de hidratación de la piel.

Como hemos visto, cuidar nuestra piel desde el interior, a través de una alimentación adecuada, es esencial para mantenerla sana y bonita, pero esto no significa que debamos olvidarnos de su cuidado exterior: la limpieza diaria y las exfoliaciones semanales también son fundamentales, ya que con ello eliminamos la suciedad y las células muertas, mejorando su aspecto y, lo que es aún más importante, la oxigenación de la piel.