Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Cuida tu piel en primavera

Por fin la primavera nos trae el buen tiempo, el sol y temperaturas más elevadas. Nuestra piel necesita recuperarse del tiempo frío y adaptarse a la próxima estación. Es importante que conozcas qué cuidados especiales son los más convenientes para nuestra piel en esta época del año.

como cuidar la piel en primavera

Limpia tu piel dos veces al día, por la mañana y por la noche. Es muy importante que incluyas, además del cutis,  el cuello, el escote y el contorno de los ojos.

Hidratar la piel con una buena crema hidratante y humectante es esencial para combatir así la sequedad producida durante el invierno. ¡Y no te olvides que durante el día debes aplicarte un protector solar!

Es muy aconsejable que utilices una mascarilla una vez a la semana. En el mercado hay una gran variedad, en función del problema a tratar: hidratantes, antiedad, oxigenantes, … Elige la que más te convenga, póntela sobre el rostro limpio y deja que actúe durante unos 20 minutos.

La primavera es el momento idóneo para preparar la piel para el verano. Consume  frutas y verduras si quieres lucir una piel sana con un bonito tono dorado. Su gran aporte de betacarotenos contribuye a dar ese tono a la piel y favorece la formación de vitamina A que, como sabes, es necesaria para mantener la piel en buen estado.

Esta época también es especialmente adecuada para realizar tratamientos de cabina, como fotorrejuvenecimientoradiofrecuenciapeeling, …

 

After-sun: mucho más que un calmante

Los after-sun son productos cosméticos que se aplican después de tomar el sol. Están formados a partir de principios activos altamente hidratantes y refrescantes, como glicerina o aloe vera, y antiinflamatorios, como manzanilla o bisabolol. Su principal objetivo es hidratar, calmar y reparar la piel que ha podido resultar dañada debido a los negativos efectos de los rayos solares, aunque también tienen otras propiedades no menos importantes, entre las after-sun-propiedades 3que podemos destacar las siguientes:
-Reducen el enrojecimiento y la inflamación provocados por la radiación solar.
-Combaten el daño celular ocasionado por la exposición solar.
-Previenen el envejecimiento.
-Alivian la piel en caso de irritación o quemadura.
-Ayudan a mantener el bronceado.
-Refrescan la piel, proporcionándole una agradable sensación de bienestar.
-Gracias a su alto poder hidratante, evitan la descamación de la piel.

Para aplicarlos correctamente basta con seguir estas sencillas pautas:
-Después de tomar el sol es fundamental darnos una ducha para eliminar los restos de sal o cloro, y también de protector solar. Lo más recomendable es hacerlo con agua tibia, ya que de este modo evitamos que la piel se irrite y contribuimos a calmarla.
-A continuación y con la piel seca aplicaremos un after sun en todo el cuerpo, incluyendo el rostro.
-Es muy conveniente utilizar un after sun específico para el cabello, ya que el sol y el agua de mar o piscina también lo deterioran: el pelo mojado al entrar en contacto con el sol se abre y se rompe, lo que puede fomentar su caída.

Alimentos que protegen la piel y mejoran el bronceado

La melanina es el pigmento responsable de la coloración de la piel, es decir, el causante de que se broncee. De este modo, protege nuestra piel de la acción de los rayos ultravioletas.

Algunos alimentos contienen sustancias que favorecen la producción de melanina; podemos decir por ello que tienen propiedades beneficiosas para la piel, especialmente en esta época del año. Entre las sustancias más destacables por tener esta propiedad están los betacarotenos y la vitamina A o retinol. Respecto a los primeros, resultan muy apropiados para que la piel adquiera un buen bronceado, si bien hay que tener cuidado de no abusar de los mismos, lo que daría lugar a alimentos-bronceadoun indeseable tono anaranjado. Respecto a la vitamina A, a esta propiedad hay que añadir su capacidad para favorecer la regeneración celular y sus propiedades antioxidantes, siendo por ello muy eficaz para combatir los radicales libres que, como sabemos, son la principal causa del envejecimiento celular.

Según lo anterior y habiendo llegado por fin del momento de recibir los primeros rayos de sol del verano, convendría consumir alimentos ricos en betacarotenos y en ciertas vitaminas, que nos ayuden a proteger mejor nuestra piel del sol y a conseguir un bonito bronceado. Veamos cuáles son los más recomendables:

-Las frutas y verduras de color anaranjado, rojo o verde, como las zanahorias, el repollo, las espinacas, el pimiento rojo, el tomate, el albaricoque o la lechuga.

-Los productos integrales, como el arroz, la pasta o el pan, también son muy adecuados por su alto contenido en vitamina B, que contribuye a mantener un nivel de hidratación óptimo y a acelerar el bronceado.

-Los alimentos ricos en vitamina E, que evita la acción de los radicales libres, como el aceite de oliva y los frutos secos.

-Para prolongar la duración del bronceado son muy aconsejables los ácidos grasos. Los puedes encontrar en el pescado azul.

-Los alimentos-melaninaalimentos ricos en vitamina C también son imprescindibles en esta época. Dos son sus propiedades más destacables: por un lado, se trata de un potente antioxidante y por ello protege las células de los radicales libres, combatiendo así el envejecimiento celular; y, por otro, es imprescindible para la producción, mantenimiento y estabilidad del colágeno, que es una proteína fundamental en la composición de los cartílagos y huesos, responsable de nutrir, fortalecer y mantener unidos los tejidos.

Por último, conviene recordar que la forma de cocinar los alimentos influye significativamente: cuanto más crudo esté el alimento, más propiedades tendrá; además, cuando lo calentamos se produce una rápida oxidación de las vitaminas y una degradación del valor nutricional del alimento.

También es más aconsejable comer la fruta con piel que sin ella, ya que la piel contiene más vitaminas y además aporta fibra.

Autobronceadores: ventajas, inconvenientes, consejos de uso

Los autobronceadores son productos cosméticos que broncean la piel sin dañarla, al hacerlo de forma controlada y progresiva.

Aunque hoy en día su uso está generalizado, originalmente estaban destinados exclusivamente a las personas que apenas podían exponerse al sol a causa de la elevada sensibilidad de su piel.

Considerando la forma en que actúan, podemos distinguir dos tipos de autobronceadores:

-Los que activan la melanina de nuestra piel y con ello dan lugar a un bronceado con un color natural, similar al que conseguiríamos tomando el sol.

-Aquellos cuyo contacto con la piel da lugar a su oxidación, es decir, a la reacción con el oxígeno contenido en el aire de los aminoácidos presentes en las capas más externas de la epidermis. El bronceado así conseguido tiene un tono marrón tostado.

En ambos casos la persona puede elegir entre dos versiones: con color o sin él. Lo más recomendable es optar por los que incorporan color, ya que así sabremos en qué zonas hemos extendido el producto y será más fácil aplicarlo correctamente.

autobronceador-consejosAhora que ya sabemos cómo actúan, veamos los aspectos positivos y negativos de este tipo de productos.

Entre los positivos podemos destacar los siguientes:

-Es la forma más saludable de conseguir un bonito tono de piel, sin correr el riesgo de acelerar su deterioro o dañarla.

-Los autobronceadores se pueden utilizar durante todo el año, siempre que se contrarreste la sequedad que su uso continuo puede provocar, para lo cual será necesario realizar una hidratación más intensa y frecuente de la misma.

-Existen autobronceadores que llevan incorporado un protector solar, lo que resulta muy práctico en verano ya que así no será necesario aplicárselo encima.

Y, entre los negativos:

-Los autobronceadores hacen más visibles las manchas de la piel.

-Si  no dejamos secar el producto el tiempo suficiente, puede manchar nuestra ropa.

-Si la piel no está limpia y uniforme, el bronceado puede quedar irregular o con manchas; por ello, es fundamental exfoliar la piel antes de la aplicación y extender el producto de forma cuidadosa por todas las partes que deseamos broncear.

Algunos secretos para prolongar el bronceado

Seguramente a estas alturas del verano tu piel tiene un tono moreno que te gustaría conservar el mayor tiempo posible. Sigue estos consejos y conseguirás mantenerlo.

 1. Exfolia tu piel

Es fundamental eliminar las células muertas que se han ido acumulando en nuestra piel durante los meses de verano. Esto nos ayudará a mejorar el proceso de renovación celular y, por tanto, el aspecto de nuestra piel.

 2. Hidrátala a diario

Si tenemos la piel seca es más probable que ésta se descame,  lo que dará lugar a la pérdida del bronceado; para evitarlo, debemos hidratar nuestra piel todos los días. Lo más recomendable es aplicarnos una crema hidratante por la mañana y una reparadora antes de acostarnos; de este modo, nutriremos nuestra piel y le devolveremos su elasticidad y firmeza.

prolongar bronceado

 3. Bebe agua

En este blog ya hemos hablado de la importancia de mantener la piel hidratada tanto por dentro como por fuera, ya que de la hidratación de la piel depende su flexibilidad y resistencia. Lo más aconsejable es beber 1 litro y medio de agua al día, distribuido a lo largo de la jornada.

 4. Cuida tu alimentación

El consumo de alimentos ricos en betacarotenos, como las zanahorias, las espinacas, el melón y el melocotón, ayuda a mantener el bronceado durante más tiempo y con mayor intensidad.

 5. También pueden ayudarte los autobronceadores

Son menos perjudiciales para la salud que los rayos UVA y, además de dar color, hidratan la piel y prolongan el tono moreno.

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.