Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Elige el mejor protector solar para tu piel

No nos cansamos de recordar la necesidad de utilizar filtros solares diariamente, y no solo en las épocas de mayor radiación solar. Los rayos del sol pueden dañar la piel en verano y en invierno, en la alta montaña o al nivel del mar e incluso en días nublados o con niebla.

beneficios-sol

Debemos por ello utilizar diariamente filtros solares capaces de reducir los negativos efectos de la radiación solar, entre los que podemos destacar por su generalidad el envejecimiento prematuro de la piel y las quemaduras solares. Por ello es muy importante conocer los diferentes tipos de protectores solares y elegir el que más se adapta a nuestras características o actividades

Atendiendo a su modo de acción podemos distinguir tres tipos de protectores solares:

-Físicos: están compuestos por partículas que se depositan sobre la piel y reflejan la radiación, evitando el eritema e impidiendo el bronceado. Están indicados para niños menores de año y medio, personas con la piel reactiva o alérgica, con dermatitis o cicatrices, etc. Los protectores solares que utilizan este tipo de filtro suelen indicar en su envase “efecto pantalla total” o “Ecran”. Conviene saber también que solo en situaciones muy especiales se utilizan incorporados a cremas de tratamiento.

-Químicos: compuestos por sustancias que absorben la radiación ultravioleta al captar la energía de los rayos solares y la transforman en energía térmica no perjudicial para la piel. Estas sustancias solo se “activan” en contacto con la radiación solar; es decir, si no están expuestas al sol se mantienen inertes, por ejemplo por la noche o en lugares protegidos de la radiación solar. Otra característica destacable de los filtros químicos es que, en general, no son comedogénicos, lo que significa que son aptos para pieles grasas ya que no obstruyen los poros y en consecuencia permiten una correcta “respiración” de la piel.

La crema base de Cremology utiliza este tipo de filtro solar. Se puede aplicar tanto de día como de noche ya que, como hemos dicho, mientras no estemos expuestos al sol el filtro solar no actuará.

-Biológicos: su función principal es evitar la aparición de radicales libres; es decir, actuar como antioxidantes, protegiendo nuestro sistema inmunológico de los efectos negativos de la exposición solar prolongada. Algunas de las sustancias más utilizadas en este tipo de filtros son la vitamina C, el zinc y el magnesio.

Otro aspecto diferenciador son los excipientes que contengan los protectores solares, ya que son estos los que determinan la mayor o menor capacidad para permanecer “adheridos” a la piel cuando sudamos o nos bañamos. Atendiendo a este criterio, se pueden clasificar en:

-Resistentes al agua: la eficacia del protector solar se mantiene durante los primeros 40 minutos de permanencia en el agua o de elevada sudoración.

-Muy resistentes al agua: la eficacia del protector solar no se pierde durante los primeros 80 minutos en medio acuático.

Por último, los filtros solares también se pueden diferenciar atendiendo al tipo de exposición. Así, encontramos fotoprotectores indicados para una exposición moderada y de corta duración, como pasear o realizar actividades al aire libre; para una exposición notable, como ir a la playa, a la montaña o realizar actividades al aire libre de larga duración; y para una exposición solar extrema, como la que se da en los trópicos, los glaciares y en alta montaña.

Cómo prevenir y tratar el envejecimiento del escote

El cuello y el escote son dos zonas del cuerpo especialmente delicadas, ya que su piel es incluso más fina y sensible que la del rostro y además, al tener que soportar gran parte del peso del pecho, son más propensas a la aparición de pequeñas estrías o arrugas verticales, que se acrecientan con la deshidratación y desnutrición de la piel.

Para prevenir el envejecimiento del escote y combatir las arrugas y estrías, te recomendamos que sigas estos sencillos consejos:

-Diariamente y por la mañana aplícate una crema hidratante. Recuerda que la forma correcta de hacerlo es mediante movimientos circulares y ascendentes; de este modo conseguirás que el cosmético penetre mejor en la piel y evitarás que esta pierda firmeza.

-Por la noche utiliza una crema específica para nutrir tu piel y protegerla de los efectos negativos de los agentes externos, como la polución o los cambios de temperatura.

-Es conveniente exfoliar el escote una vez a la semana. Lo más aconsejable es que te apliques el producto mediante un suave masaje en forma de círculos. Esto ayudará a revitalizar la piel y eliminar mejor las impurezas. Si tu piel es especialmente delicada, exfóliala una vez cada quince días y utiliza para ello productos suaves y sin partículas de arrastre.

-Aplícate siempre un protector solar para evitar los nocivos efectos del sol, como las manchas solares y el envejecimiento prematuro.

prevenir-el-envejecimiento-del-escoteAdemás de estos cuidados básicos que apenas requieren cierta dosis de constancia, también puedes hacer uso de tratamientos profesionales para combatir el envejecimiento y la flacidez del escote y mejorar su aspecto. Algunos de los tratamientos más recomendables son:

-Luz Pulsada Intensa (IPL): es muy eficaz para unificar el tono de la piel y estimular la creación de nuevo colágeno y elastina, con lo que se consigue una notable mejoría de la calidad de la piel y permite que esta mantenga un aspecto suave y terso de forma más duradera.

-Peeling químico: su objetivo es promover la regeneración cutánea mediante la eliminación de las células muertas que se encuentran en las capas más superficiales de la piel. Con ello se consiguen además otros efectos: estimula la producción de colágeno, mejorando así la elasticidad de la piel; disminuye las arrugas; y elimina o atenúa las manchas propias de la edad u originadas por la exposición solar excesiva.

-Mesoterapia virtual: se trata de una técnica cuyo objetivo es aumentar la cantidad y profundidad de penetración de sustancias en la piel.

Esta técnica, totalmente indolora y carente de efectos negativos, tiene unos resultados óptimos sea cual sea el producto cosmético utilizado y está especialmente indicada para tratar el envejecimiento cutáneo y la flacidez

Diatermia: una técnica muy efectiva para revitalizar la piel

La diatermia es una terapia que consigue revitalizar la piel y estimular la producción de elastina y colágeno, mediante la utilización de corrientes de radiofrecuencia.

Esta última proteína, como seguramente sabéis, es fundamental para mantener la tersura de la piel y la firmeza de los músculos, gracias a la conjunción de los efectos térmico y antirradical que produce.

Mediante el primero, se incrementa el metabolismo celular, desencadenando una vasodilatación que favorece la oxigenación, el aporte de nutrientes y la eliminación de desechos orgánicos; indirectamente, también estimula el drenaje linfático. Y mediante el efecto antirradical, se normaliza el metabolismo celular, evitando la formación de radicales  libres y la oxidación de los tejidos, que son las causas principales del envejecimiento cutáneo.

Diatermia revitalizar pielDado que su acción se desarrolla desde la epidermis hasta el periostio (membrana que recubre el hueso), su efecto revitalizador alcanza a todos los tejidos que se encuentran en la zona tratada, lo que hace que esta terapia sea altamente eficaz. Si nos limitamos a su aplicación exclusivamente facial, se trata de una terapia indicada para combatir el envejecimiento de la piel y la falta de vitalidad, así como para estimular la circulación.

Con esta técnica, además, se consigue aumentar el índice de penetración dérmica, es decir, se favorece la absorción del cosmético que se aplique a continuación y, en consecuencia, su efectividad aumenta considerablemente. Por ello, también se utiliza como tratamiento preliminar para favorecer la absorción de cosméticos.

Plantas y aromas que cuidan tu piel: aromaterapia

Por los importantes y numerosos beneficios que pueden proporcionar a la piel, las plantas han sido protagonistas de este blog en varias ocasiones. Al hacerlo, siempre nos hemos centrado en su uso como ingrediente cosmético; en esta ocasión, queremos poner nuestra atención en una forma diferente y cada vez más frecuente de utilización: la aromaterapia.

aromaterapia aceites esencialesComo seguramente sabéis, se trata de una técnica de plena actualidad aún cuando se conoce y usa desde la antigüedad. En esencia, se trata de mejorar la salud física y mental mediante la inhalación o la aplicación directa sobre la piel de aceites vegetales concentrados, es decir, aceites esenciales. El proceso es el siguiente: al entrar en contacto con los lípidos de la superficie cutánea, estos aceites se disuelven en ellos y de este modo pueden penetrar en la piel y llegar así a los capilares. El torrente sanguíneo los distribuye por todo el cuerpo y da lugar a una mejora de las defensas inmunológicas y de la salud y vitalidad de los tejidos y células cutáneas. Si su aplicación sobre la piel se ve acompañada de un suave masaje, su efectividad se verá notablemente aumentada y los beneficios serán aún mayores.

Veamos ahora cuáles son los aceites más utilizados y sus propiedades:

-Argán: es muy hidratante, estimula la oxigenación celular, regenera la piel dañada y combate los radicales libres. Tras su aplicación, la piel recobra su luminosidad y vitalidad.

-Violeta: ejerce una acción lipolítica y antiedematosa, y además, potencia la acción de otras flores.

-Orquídea: retrasa el proceso de envejecimiento cutáneo y favorece la renovación celular.

-Romero: está especialmente indicado para tratar la piel grasa. También tonifica, estimula y revitaliza los tejidos y combate la flacidez y la hiperpigmentación.

-Rosa: es refrescante, antiinflamatoria, depurativa y antiarrugas.

Una forma eficaz de limpiar, desinfectar y mejorar la salud de tu piel: ozonoterapia

Hay numerosas terapias profesionales para mejorar la salud y el aspecto de nuestra piel y de muchas de ellas ya nos hemos ocupado en este blog: algunas están pensadas para abordar aspectos concretos, como por ejemplo la técnica de fotorrejuvenecimiento o la radiofrecuencia; otras, en cambio, aportan múltiples beneficios y son la ozonoterapiapor su polivalencia adecuadas para tratar problemas estéticos de un variado espectro. En esta ocasión queremos contaros qué es la ozonoterapia y cuáles son sus principales beneficios.

Se trata de una terapia que utiliza una combinación gaseosa de ozono y oxígeno: el gas penetra en nuestro organismo por los poros capilares y, a medida que aumenta el tiempo de exposición, va introduciéndose en los vasos sanguíneos cutáneos. Veamos ahora qué cualidades se le atribuyen:

1. En primer lugar hemos de indicar que esta terapia puede aplicarse en cualquier tipo de piel, aunque es especialmente recomendable para las personas con piel grasa o tendencia a padecer acné, y que se trata de una técnica no agresiva e indolora.

2. Limpia significativamente y elimina elementos tóxicos.

3. Mejora trastornos cutáneos, como acné o soriasis.

4. Favorece la circulación sanguínea y contribuye así a la regeneración del tejido cutáneo.

5. Ayuda a combatir los radicales libres, causantes del envejecimiento de la piel.

6. Tiene propiedades bactericidas, antisépticas, antiinflamatorias, cicatrizantes y calmantes.

7. Estimula y mejora la oxigenación de la piel.

Como resumen, podemos afirmar que con la ozonoterapia se consigue una piel más sana y se recupera su tersura y suavidad natural.

Cómo influye el estrés en nuestra piel y cómo minimizar sus efectos

La semana pasada comentamos la influencia de determinados factores sobre la salud y estado de nuestra piel y detallamos los negativos efectos provocados por el consumo de tabaco. Siguiendo con el tema, hoy queremos abordar las conscuencias efectos del estrés en la pielde otro factor exógeno muy presente en nuestro día a día, el estrés.

Como es sabido, el estrés es una reacción fisiológica de nuestro organismo ante una situación que considera amenazante y provoca efectos en el mismo que casi siempre afectan negativamente a nuestra piel. Veamos cuáles son estos efectos:

-El estrés altera la secreción sebácea y la función de barrera de la piel, lo que provoca la deshidratación de la misma. En consecuencia, la piel se vuelve más frágil, sensible y especialmente reactiva.

-Provoca desequilibrios en determinadas hormonas, como los estrógenos y la testosterona, que afectan directamente a la piel.

-Acelera el envejecimiento cutáneo ya que, cuando nos encontramos en una situación de estrés, es menor la cantidad de sangre y nutrientes que llega a nuestra piel.

Conocidos estos efectos, nuestro interés se centra en saber qué podemos hacer para minimizarlos. Entre las múltiples y variadas medidas a tomar, destacaramos las siguientes:

-Limpieza: mantener la piel limpia nos ayudará a prevenir la actividad excesiva de las glándulas sebáceas.

-Hidratación: beber agua suficiente ayuda a eliminar las impurezas de nuestro cuerpo.

-Crema facial: para combatir la sequedad cutánea es fundamental aplicarnos a diario una crema facial que contenga principios activos especialmente hidratantes.

-Maquillaje: te ayudará a disimular las rojeces e imperfecciones. Elige el que indique en el envase “no comedogénico”, lo que significa que está probado científicamente que no obstruye los poros ni potencia la aparición de puntos negros.

-Principios activos más aconsejables: el retinol, que como sabes es una forma de la vitamina A, es muy beneficioso para la piel. Entre sus principales propiedades podemos destacar las siguientes: regenera la piel desde el interior, previene la formación de radicales libres y, además, es altamente efectivo para combatir las arrugas y tratar el acné, las manchas y los problemas de pigmentación. El ácido glicólico también resulta muy útil, ya que se caracteriza por su capacidad para acelerar los procesos de regeneración celular de la piel, es decir, por su poder exfoliante y regenerador.

 

El tabaco también es un enemigo de nuestra piel

Hay numerosos factores externos que contribuyen a deteriorar nuestra piel y de muchos de ellos ya hemos hablado en este blog: la exposición solar excesiva, la presencia de determinados alimentos en nuestra dieta o la ausencia de otros, el consumo de alcohol y la falta de ejercicio físico, son seguramente los más importantes. A este grupo  sin duda debemos añadir el consumo de tabaco, de cuyos negativos efectos vamos a informaros a continuación:tabaco y piel

1. El humo del tabaco, al entrar en contacto con la piel, da lugar a la formación de radicales libres, lo que provoca el envejecimiento prematuro de la piel y la formación de arrugas.

2. El consumo de tabaco reduce la cantidad de oxígeno presente en la sangre y con ello da lugar a un déficit de los nutrientes esenciales para la piel. Esto se manifiesta en una mayor propensión a la deshidratación cutánea y un aspecto de la misma notablemente más apagado y envejecido.

3. El humo también disminuye la oxigenación de los tejidos y con ello la circulación sanguínea, lo que también afecta negativamente al proceso de cicatrización de las heridas.

4. La nicotina presente en el tabaco provoca un aumento de la presión sanguínea y favorece que las fibras musculares se contraigan; además en el caso de las mujeres da lugar a una apreciable disminución de estrógenos. Con ello se facilita la sequedad y atrofia cutánea y disminuye la cantidad de vitamina A que es absorbida por la piel y que tan necesaria resulta.

La combinación de estos efectos ocasiona que la piel del fumador presente un aspecto apagado, sin brillo e incluso un tono grisáceo. Estos negativos efectos son aún mayores en el caso de la mujer, al ser su piel notablemente más delicada.

Cómo afecta el ejercicio físico a tu piel

Como todos sabemos, hacer ejercicio físico es muy beneficioso para la salud en general y, además, nos ayuda a mejorar nuestro aspecto, ya que con ello tonificamos los músculos y eliminamos la flacidez. Sin embargo, pocas personas saben que el ejercicio físico también tiene efectos cutáneos negativos, por lo que bien podemos decir que es un “arma de doble filo” para la piel.

Veamos en primer lugar los beneficios que aporta a nuestro cutis:

-Cuando realizamos una actividad física los vasos sanguíneos se dilatan, lo que permite que llegue a todos los órganos, y por tanto a nuestra piel, una cantidad mayor de flujo sanguíneo, consiguiendo así que recobre su luminosidad.

-Practicar deporte rebaja el nivel de estrés y con ello previene el envejecimiento prematuro general y cutáneo que éste provoca.

-Hacer ejercicio regularmente ayuda a conservar el colágeno en mejor estado. Como sabes, el colágeno es una proteína contenida en la piel que, al estar localizada entre la epidermis y los músculos, juega un papel fundamental en el mantenimiento de la tersura de la piel y la firmeza de éstos.

ejercicio físico y piel Ahora que ya conocemos los beneficios para la piel derivados de la práctica del ejercicio físico, conviene señalar los efectos menos positivos del mismo:

-En los deportistas, el recambio celular de la epidermis se acorta debido al desgaste continuo de la misma y, como consecuencia, la piel se deteriora antes.

-Durante el ejercicio físico nuestra temperatura corporal aumenta. Para evitarlo el organismo emite sudor a través de la piel, lo que produce un efecto refrescante al evaporarse el agua contenida en el sudor; sin embargo, durante este proceso también se pierden minerales y con ello se favorece el envejecimiento prematuro de la piel.

-Para concluir, hemos de mencionar una vez más los negativos efectos de la exposición a la radiación solar, acrecentada si realizamos la actividad física al aire libre y que, como sabemos, provoca un aumento de los radicales libres acelerando así el natural proceso de envejecimiento cutáneo.

Recupera tu piel después de los excesos de estas fiestas

Los excesos que hemos cometido durante estas fiestas (comidas copiosas con un alto contenido en grasas, dulces, alcohol, un uso excesivo del maquillaje, …) también deterioran nuestra piel ya que, como sabes, está expuesta tanto a agresiones externas como internas. Es, por tanto, el momento idóneo para prestarle una atención especial con el fin de recuperar sus mejores cualidades. Para ello, sigue estos sencillos consejos y verás cómo tu piel gana brillo y vitalidad y mejora su aspecto:

recuperar piel después de fiestas1. Asegúrate de que en tu cocina no falten los siguientes alimentos, que te permitirán seguir una dieta equilibrada y no abusar de las grasas:

-Frutas y verduras: en cuanto a las primeras, las más recomendables son las ricas en vitamina C , como la naranja, el limón o el kiwi, ya que esta vitamina es un poderoso antioxidante y, además, mejora la producción de colágeno que, como sabes, es fundamental para mantener la piel tersa. Las verduras que contienen betacarotenos, entre las que se encuentran las espinacas, zanahorias y acelgas, también son muy aconsejables, debido a que esta sustancia promueve la formación de vitamina A, imprescindible para mantener la piel en buenas condiciones.

-Frutos secos: contienen aceites esenciales para nutrir la piel.

-Pescado: es rico en selenio, mineral que destaca por su capacidad para combatir los radicales libres, y omega 3, producto esencial para mantener la piel sana y bonita.

-Soja: su contenido en isoflavonas la convierte en un alimento ideal para  el organismo en general, puesto que favorece la producción de colesterol bueno y mantiene el malo en un nivel bajo, y para la piel en particular, debido a su papel fundamental en la formación de colágeno.

-Aceite de oliva virgen: mejora la estructura de la epidermis y retrasa el envejecimiento cutáneo.

Por último, procura ingerir alimentos que contengan vitaminas del grupo B, ya que intervienen en los procesos de renovación celular. Puedes encontrarlas en verduras, frutas, legumbres, carnes y pescados.

2. Bebe 1 litro y medio de agua a diario: es fundamental para limpiar el organismo y recuperar líquidos; además, al mantener la piel hidratada, tanto desde el interior como desde el exterior, conservamos su flexibilidad y resistencia.

3. Mantén tu piel limpia e hidratada. Para ello, debes eliminar el maquillaje y la suciedad acumulada y aplicarte una crema hidratante, tanto por la mañana como por la noche. Una vez a la semana ponte una mascarilla nutritiva o hidratante.

Los cosméticos con activos especialmente hidratantes, como el ácido hialurónico, te ayudarán a conseguir el objetivo.

La exfoliación también debe formar parte de tu rutina de belleza ya que, como sabes, así retiramos las células muertas y aceleramos el proceso de regeneración celular, consiguiendo de este modo una piel más luminosa y limpia. En cuanto a la frecuencia con la que debes realizarla,  depende de tu tipo de piel: si es muy sensible o fina, conviene hacerlo cada quince días, ya que si la exfolias más a menudo  podrías irritarla y deteriorar así su aspecto y salud.

¿Por qué se producen las arrugas y cómo se combaten?

Las arrugas son una de las consecuencias del proceso de envejecimiento, ya sea fisiológico o inducido. Con la edad, la división celular se hace más lenta, lo que provoca que la red de elastina, las fibras de colágeno, el grado de humedad, … que mantienen el tono de la piel, disminuyan en calidad y cantidad, lo que hace que el tejido se afloje dando lugar a depresiones en la superficie. Es lo que conocemos como arruga.

Las arrugas pueden clasificarse en función de diversos aspectos, como su profundidad, el orden de aparición o el origen. Este último aspecto es el más utilizado y da lugar a los siguientes tipos:

Arrugas gravitacionales

Son las causadas por la gravedad, ya que esta fuerza también actúa en nuestra piel, tirando suavemente de ella hacia abajo. La resistencia para oponerse a la fuerza de la gravedad viene arrugasdeterminada por los genes y el tipo de piel. Dentro de estas arrugas se encuentran las llamadas líneas de marioneta (de los labios hacia abajo).

Arrugas dinámicas

El movimiento de los músculos del rostro está en el origen de estas arrugas, pues cada vez que fruncimos la cara para sonreír, o por el sol, por estrés, … estamos creando patrones que pueden convertirse en líneas de expresión y arrugas, ya que a largo plazo el movimiento repetitivo va dejando su huella visible en la piel.

Estas arrugas se hacen más evidentes con la pérdida de elastina y colágeno de la piel.

Como ejemplo podemos nombrar las arrugas en la frente y las llamadas patas de gallo en el contorno de los ojos.

Arrugas de origen mixto

Como su nombre indica, son debidas a una combinación de los efectos anteriores: gravedad y movimiento repetitivo.

Un ejemplo son las arrugas del cuello formadas por la acción de la gravedad y la repetición del gesto de subir y bajar la cabeza.

Existen muchas formas de minimizar, evitar y corregir las arrugas:

-Asegurándonos de que nuestra piel tenga un nivel adecuado de elastina y colágeno, que son los responsables de mantenerla firme y lozana. El colágeno se altera por la exposición al sol o por una inadecuada alimentación y estilo de vida (estrés, sueños, etc).

-Disminuyendo los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro de la piel. Esto se logra evitando el consumo de tóxicos, reduciendo el de carnes rojas y aumentando el de frutas, verduras y hortalizas, que son productos ricos en antioxidantes capaces de combatir estos radicales y minimizar sus efectos negativos.

En resumen, podemos decir que la mejor forma de conseguirlo es cuidando nuestra piel y siguiendo un estilo de vida saludable. 

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.