Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Es el momento de preparar tu piel para el verano

En poco más de un mes entraremos oficialmente en el verano, una época en la que es habitual lucir más nuestra piel, tomando el sol en la playa o piscina para conseguir el bronceado deseado.

Aunque el sol tiene efectos muy beneficiosos para la piel, de los que ya hablamos en este artículo, también conlleva riesgos si no la preparamos y cuidamos adecuadamente para poder combatir los efectos negativos del sol, el agua de mar y el cloro de las piscinas, que pueden debilitar y envejecer nuestra piel.

Para preparar tu piel para el verano, en tu rutina de belleza de estas semanas debes prestar especial atención a los siguientes aspectos:

preparar-piel-para-el-verano

Limpieza y exfoliación

Son dos pautas de belleza indispensables para que la piel esté preparada para el bronceado. Recuerda que con la exfoliación eliminamos las células muertas de la piel y los restos de suciedad, dejándola limpia y sana, lo que nos ayudará a conseguir un tono más uniforme.

Hidratación, desde el interior y el exterior

De la importancia de hidratar nuestra piel por dentro y por fuera ya hemos hablado en este blog (podéis leer el post aquí). A modo de recordatorio, conviene señalar que una correcta hidratación de la piel es esencial para conservar su flexibilidad y resistencia; por ello, se trata de uno de los aspectos que más hemos de cuidar si queremos mantenerla en perfecto estado de salud y belleza.

En esta época del año, en la que nuestra piel va a estar más expuesta que nunca, debemos poner aún más énfasis en ello. Para conseguir un nivel de hidratación óptimo tienes que hidratar la piel por dentro, para lo cual conviene ingerir alimentos ricos en agua y beber al menos 1 litro y medio de líquidos al día; y también por fuera, utilizando productos específicos como cremas y mascarillas hidratantes.

Limpieza o higiene facial: por qué hacerla y cuándo

El consumo de alcohol o tabaco, una alimentación inadecuada, la polución ambiental y las propias secreciones de la piel están en el origen de las impurezas que aparecen en nuestro cutis y que dificultan e incluso llegan a impedir que la piel respire adecuadamente.

Eliminar estas impurezas y hacer así posible una buena transpiración cutánea es imprescindible como paso previo a cualquier tratamiento facial específico.

La limpieza o higiene facial es una técnica profesional que elimina todas las impurezas acumuladas en la zona, tanto las de origen ambiental como las específicas de la piel (puntos negros, etc). Así la piel puede oxigenarse perfectamente y quedar limpia y radiante; además, estará en perfectas condiciones para recibir y aprovechar los tratamientos que se realicen a continuación.

El limpieza-higiene-facialprotocolo del tratamiento y los productos utilizados pueden variar dependiendo del centro, pero la norma general es que la higiene facial combine en una misma sesión varios tratamientos: exfoliación, peeling, mascarillas, y productos para tonificar e hidratar la piel en profundidad.

En lo que se refiere a la frecuencia con que es aconsejable realizar la limpieza cutánea, la respuesta depende del tipo de piel. Así:

-Si se trata de un cutis con tendencia a padecer acné, convendrá realizar una higiene facial una vez a la semana o cada quince días.

-Si tu piel es mixta, una vez al mes o cada 20 días será suficiente.

-En las pieles especialmente sensibles, la frecuencia depende directamente del grado de sensibilidad, siendo aconsejable en todo caso que se realice al menos una vez al mes.

Remedios para impedir que el calor apague nuestra piel

Nuestra piel está continuamente expuesta a agresiones externas que contribuyen al deterioro, tanto de su aspecto como de su estructura. En verano, además del estrés habitual y la contaminación ambiental, de cuyas negativas consecuencias hemos hablado en este blog, nuestra piel tiene que lidiar con otro “enemigo” más, el calor, que puede llegar a eliminar de nuestro rostro cualquier signo de viveza y brillo, dejando la piel apagada.

piel apagada consejosPara contrarrestar sus efectos y devolver a la piel su aspecto y luminosidad sigue estas sencillas recomendaciones:

1. Limpia tu rostro a diario, tanto por la mañana como por la noche. Así eliminarás las células muertas y los restos de suciedad que se han acumulado sobre los poros de la piel dejándola fresca y limpia.

En cuanto al producto cosmético utilizado, en esta época del año es muy aconsejable que contenga aloe vera, cuya principal ventaja está en su capacidad para penetrar profundamente en la piel y expulsar al exterior las bacterias y depósitos de grasa que taponan los poros; además, también tiene otros beneficios e importantes efectos: contribuye a estimular la producción de nuevas células, ayuda a prevenir las quemaduras solares y alivia la piel tras la exposición solar.

2. Exfolia tu piel con una crema ligera. Recuerda que la forma correcta de aplicarla es mediante movimientos circulares y ascendentes, y que debes evitar el contorno de los ojos ya que esta zona es especialmente sensible.

3. Una vez a la semana ponte una mascarilla oxigenante o vitamínica. Te ayudará a conseguir un rostro más vivo y luminoso.

4. Todos los días, por la mañana y por la noche, aplícate un sérum en el rostro, el cuello y el escote, justo antes de la crema facial. Como sabes, estos cosméticos actúan en las capas más internas de la piel, con los que se consigue una reparación en profundidad.

5. Por último, recuerda que la crema facial que utilices durante el día debe llevar protección solar.

Consejos para lucir un rostro sin brillos incluso en verano

La piel grasa se distingue por su mayor espesor, la dilatación de los poros y el exceso de secreción sebácea. Si consideramos su aspecto, resulta untuosa, húmeda y brillante.

El verano es un tiempo especialmente difícil para este tipo de pieles, ya que las altas temperaturas estimulan las glándulas sebáceas provocando una aumento de la producción de grasa, lo que da lugar a la aparición de los indeseados brillos en la piel. Para mantenerlos bajo control es necesario introducir algunos cambios en nuestra rutina de belleza habitual. ¡Toma nota de las siguientes recomendaciones!

piel sin brillos consejos-En verano debes utilizar cosméticos más ligeros, es decir, menos untuosos, con objeto de evitar que la piel segregue aún más grasa y así se potencie la aparición de brillos.

-Limpiar la piel a diario, como en cualquier otra época del año, también es fundamental. Para ello, lo más aconsejable es usar limpiadores refrescantes. Los denominados “al agua” o aquellos indicados para pieles grasas son una buena opción, ya que son muy eficaces para eliminar las impurezas y el exceso de sebo.

-Exfolia tu piel una vez a la semana o, si lo prefieres, utiliza a diario un tónico exfoliante. Así evitarás que se acumulen impurezas en los poros que, como sabes, es uno de los aspectos a los que deben prestar especial atención las personas con piel grasa.

-Si te maquillas, elige un maquillaje libre de aceites (oil free).

-Los geles matificantes ayudarán a conseguir una piel sin brillos. Se trata de lociones transparentes que pueden aplicarse sobre la piel limpia y seca o sobre el maquillaje, y cuya acción consiste en absorber el exceso de sebo y, en consecuencia, eliminar los brillos.

-No olvides proteger tu piel del sol, incluso cuando no vayas a exponerte directamente al mismo.

-Una última recomendación: por la noche procura utilizar serúms en lugar de cremas muy hidratantes, ya que estos son más ligeros.

 

 

Peeling ultrasónico: una técnica no agresiva

Como sabemos, el objetivo último de un peeling es permitir la regeneración de la piel mediante la eliminación de las células muertas de las capas más superficiales del estrato córneo. El resultado será una piel renovada, limpia de impurezas y pequeñas imperfecciones, más suave y con mejor circulación.

El peeling ultrasónico, a diferencia de los tratamientos tradicionales, no utiliza ninguna crema o sustancia abrasiva, ya que se basa en la aplicación de ultrasonidos: la onda ultrasónica genera calor y vibración de intensidad ajustada a las necesidades de cada piel; al mipeeling ultrasonicosmo tiempo, la espátula unida al equipo extrae las impurezas que se desprenden.

Se trata de una técnica indolora y muy completa, ya que, además de conseguir la limpieza y regeneración cutánea, mejora el metabolismo celular, ayudando a recuperar el colágeno y la elastina que la piel va perdiendo con la edad, y favorece la penetración de cosméticos. De este modo la piel, ya limpia y libre de impurezas, recupera la elasticidad, firmeza y flexibilidad, y queda en perfectas condiciones para nutrirse.

Después de este tratamiento y durante una o dos semanas conviene aplicar cremas hidratantes sobre la zona y no exponerla al sol.

El peeling ultrasónico puede utilizarse para tratar problemas específicos de la piel, como manchas, deshidratación, arrugas leves, líneas de expresión, acné, puntos negros, poros dilatados y fotoenvejecimiento.

Las claves para que tu piel tenga un aspecto saludable

Para lucir un cutis saludable y sin imperfecciones conviene seguir ordenadamente ciertos pasos: veamos cuáles son y en qué consiste cada uno.

Limpieza: hay que comenzar el ritual de cuidado facial usando una limpiadora adecuada al tipo de piel. En el mercado existen distintos productos limpiadores y en diferentes formatos: gel, crema o espuma.

Lo más apropiado es limpiarse el rostro por la mañana y por la noche. Por la mañana solemos hacerlo de modo habitual y sin dificultad, limpieza facialmientras que por la noche cuesta más y no siempre lo hacemos; sin embargo, no es menos importante, ya que las glándulas sebáceas se encuentran en el momento de máxima secreción.

Tónico: es opcional, pero ayuda a retirar los restos de suciedad de la piel que la limpiadora haya podido dejar.

Serum: este paso, aunque también es opcional, resulta fundamental para conseguir una piel perfecta.

El serum es un suero que no engrasa y se absorbe rápidamente. Se aplica antes de la hidratante, en rostro y cuello.

Hidratación: inmediatamente después de limpiarnos la piel tenemos que hidratarla, tanto si es grasa como si no, ya que todos los tipos de piel necesitan hidratarse; además es necesario hacerlo por la mañana y por la noche.

Contorno de ojos: se trata de la zona alrededor de los ojos y debe cuidarse de forma especial.

En el contorno de ojos se utilizan un par de gotitas, y se aplican dando golpecitos con los dedos hasta extender el producto por toda la zona.

Exfoliación: debe hacerse con menos frecuencia que el resto de tareas. Una vez a la semana sería lo adecuado. El mejor modo de realizar la exfoliación es comenzar lavando el rostro y después aplicar el exfoliante.

Con la exfoliación conseguimos retirar las células muertas de la piel, por lo que es fundamental si queremos tener una piel lisa y suave.

Después de todos estos pasos, ya tendríamos la piel preparada para maquillarnos o, si lo deseamos, dejarla tal como está.

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.