Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Diatermia: una técnica muy efectiva para revitalizar la piel

La diatermia es una terapia que consigue revitalizar la piel y estimular la producción de elastina y colágeno, mediante la utilización de corrientes de radiofrecuencia.

Esta última proteína, como seguramente sabéis, es fundamental para mantener la tersura de la piel y la firmeza de los músculos, gracias a la conjunción de los efectos térmico y antirradical que produce.

Mediante el primero, se incrementa el metabolismo celular, desencadenando una vasodilatación que favorece la oxigenación, el aporte de nutrientes y la eliminación de desechos orgánicos; indirectamente, también estimula el drenaje linfático. Y mediante el efecto antirradical, se normaliza el metabolismo celular, evitando la formación de radicales  libres y la oxidación de los tejidos, que son las causas principales del envejecimiento cutáneo.

Diatermia revitalizar pielDado que su acción se desarrolla desde la epidermis hasta el periostio (membrana que recubre el hueso), su efecto revitalizador alcanza a todos los tejidos que se encuentran en la zona tratada, lo que hace que esta terapia sea altamente eficaz. Si nos limitamos a su aplicación exclusivamente facial, se trata de una terapia indicada para combatir el envejecimiento de la piel y la falta de vitalidad, así como para estimular la circulación.

Con esta técnica, además, se consigue aumentar el índice de penetración dérmica, es decir, se favorece la absorción del cosmético que se aplique a continuación y, en consecuencia, su efectividad aumenta considerablemente. Por ello, también se utiliza como tratamiento preliminar para favorecer la absorción de cosméticos.

Serum: el poder de lo más específico y concentrado

Los serums son productos que juegan un papel fundamental en el cuidado de la piel, principalmente por dos motivos:

-Están concebidos para tratar un problema concreto, es decir, para ejercer una acción muy específica: existen serums hidratantes, antiarrugas, reafirmantes, …

-Tienen una concentración de principios activos significativamente superior a la de las cremas.

En lo que se refiere a su aspecto, son más líquidos y ligeros que las cremas faciales y por ello su absorción es más fácil y rápida; además, no engrasan ni serum facialmanchan la piel.

El serum debe aplicarse con la piel limpia, por la mañana y por la noche, y antes de la crema facial. En cuanto a la forma de hacerlo, es importante saber que deben evitarse los masajes ya que, al utilizarse en pequeñas cantidades, si realizamos un masaje quedará en la mano una parte muy importante del producto; además, la piel no necesita ninguna estimulación para absorber correctamente este cosmético. La conclusión, por tanto, es que el serum debe aplicarse siempre mediante pequeños toques.

No es necesario usar serums antes de los 25-30 años, excepto en el caso de los fumadores o de aquellas personas que están sometidas a un alto nivel de estrés, ya que es a partir de esta edad cuando empiezan a hacerse visibles en la piel los primeros signos de madurez: líneas de expresión, manchas, pequeñas arrugas, …

Cómo cuidar la piel mixta en verano

En las últimas semanas hemos dedicado este blog a informar sobre los cuidados faciales más recomendables para cada tipo de piel en esta época del año. Hoy, para terminar, vamos a ocuparnos de la piel mixta:

En primer lugar, es necesario recordar que la piel mixta es una combinación de piel seca y grasa y, por tanto, reúne las cualidades propias de estas dos tipologías y también los problemas asociados a cada una de ellas. A modo de resumen, podríamos cuidar piel mixta en veranodestacar dos características fundamentales de este tipo de piel:

-Las mejillas y el contorno de los ojos son zonas secas, mientras que la zona T (frente, nariz y barbilla) habitualmente presenta granitos, brillos y exceso de grasa.

-Suele ser especialmente sensible y propensa a reacciones alérgicas, si no se trata adecuadamente.

La piel mixta es la más complicada de cuidar, puesto que requiere hidratar las zonas más secas sin engrasar las otras. En verano, la exposición solar prolongada, las altas temperaturas, el aire acondicionado o el cloro de la piscina contribuyen al deterioro de la piel y agravan los problemas asociados.

-La limpieza facial diaria, tanto por la mañana como por la noche, te ayudará a eliminar el aspecto oleoso en las zonas grasas. Para ello es conveniente utilizar leche limpiadora y aplicarse a continuación un tónico. La función de este último consiste en eliminar los restos que hayan podido quedar, cerrar los poros y proporcionarle a la piel suavidad y frescura.

-Durante el día utiliza una crema hidratante para mantener la flexibilidad y resistencia de la piel frente a las agresiones externas. Insiste especialmente en las mejillas, el cuello y el escote, sin olvidarte de hidratar el contorno de los ojos con un producto cosmético específico, ya que es la parte del rostro más sensible y delicada.

-Como seguramente sepas, durante la noche los procesos celulares cutáneos se aceleran y concentran en la regeneración y reconstrucción de la elastina y el colágeno, tratando así de reparar en lo posible los daños sufridos por la piel durante el día. La aplicación de una crema nutritiva antes de acostarte ayudará sin duda a conseguir este objetivo.

-Incorpora a tu dieta diaria frutas y verduras para proporcionar a tu piel las vitaminas y antioxidantes necesarios.

-Procura beber 1 litro y medio de agua al día.

-Utiliza un protector solar con SPF alto.

En verano, la piel seca necesita mayores cuidados

La piel seca se caracteriza por su menor espesor y la mala hidratación consecuencia de la disminución de su capacidad para retener el agua. Este tipo de piel se irrita con facilidad y muestra una mayor tendencia a la aparición de grietas; además, es muy delicada lo que la hace especialmente sensible a los agentes externos, como la contaminación, y los cambios de temperatura.

El problema de la falta de agua va siempre acompañado de otro, la escasez de grasa, y ambos tienen como consecuencia una protección cutánea insuficiente: cuando estos dos cuidar piel seca en veranocomponentes no se encuentran en los niveles adecuados, la piel se vuelve tirante, aparecen rojeces e incluso puede llegar a descamarse. Esta dificultad para protegerse de los agentes externos y su mayor fragilidad dan lugar a un envejecimiento prematuro que sólo puede evitarse extremando los necesarios cuidados.

Las altas temperaturas propias del verano suponen un problema añadido para este tipo de piel, ya que el calor hace que se reseque más de lo normal y la exposición solar sin la adecuada protección contribuye a acelerar el proceso de envejecimiento cutáneo.  Por ello, en verano las personas que tienen la piel seca deben ser aún más estrictas con los cuidados faciales. Veamos en qué se concretan éstos:

-Para la limpieza diaria, paso básico en cualquier rutina facial, lo más aconsejable es utilizar agua termal desmaquillante, leche o aceite limpiador suave. Debes evitar los productos cosméticos que “arrastran”, ya que suelen eliminar demasiado sebo de la piel.

-Por la mañana aplícate una crema hidratante y de noche utiliza una nutritiva. Así ayudarás a tu piel a recobrar el líquido que ha perdido a lo largo del día y a recuperarse de los daños producidos por la polución, el aire y el calor.

En cuanto a los ingredientes cosméticos, los más recomendables son aquellos que incluyen entre sus propiedades una alta capacidad para retener la humedad de la piel, como la manteca de karité y el aceite de almendras.

-Come frutas y verduras en abundancia, que te aportarán el agua y las vitaminas imprescindibles para combatir los radicales libres. Si te interesa una información más detallada puedes consultar nuestro post sobre los mejores alimentos para hidratar tu piel desde el interior.

-Conviene que bebas al menos 8 vasos de agua al día.

-Protege tu piel del sol: utiliza a diario un protector solar con SPF 30 o superior y aplícalo frecuentemente; lo recomendable es renovarlo cada dos horas. No olvides hacerlo siempre después de cada baño.

-Por último, si te has bañado en la playa o la piscina conviene que te laves la cara a continuación, ya que el cloro y las sales marinas del agua de mar contribuyen a resecar tu piel.

La piel del hombre: cuidados faciales según la edad (II)

La semana pasada comentamos las principales diferencias entre la piel del hombre y la de la mujer, y cómo esto, unido a la edad, determina los cuidados faciales más convenientes. En ese primer post nos centramos en la franja de edad que va de los 20 a los 30 años y hoy, continuando con el tema, queremos ocuparnos del grupo de edad comprendido entre los 30 y los 50 años.

El tiempo ya nos pisa los talones y su sombra deja surcos cada vez más profundos. Comienzan a aparecer los primeros signos de envejecimiento cutáneo: arrugas de expresión, patas de gallo, …, y, a medida que pasa el tiempo, estas cuidado-piel-hombre-iiprimeras marcas se vuelven más profundas y por ello más visibles, fundamentalmente en la zona del entrecejo, la frente y el contorno de los ojos; además, la elasticidad y firmeza de la piel disminuyen.

Cada vez son más importantes y necesarios los cuidados dirigidos a combatir estos efectos. Para hacerlo más eficazmente conviene diferenciar la zona de los ojos y priorizar ciertas características y aspectos de nuestra piel.

Prevenir las arrugas

Para retardar su aparición, lo más conveniente es aplicar diariamente una crema facial anti-arrugas adecuada a la edad.

El contorno de los ojos

A pesar de que en los hombres la piel del contorno de los ojos es significativamente más gruesa, también se trata de una zona más sensible que el resto. Para cuidarla adecuadamente es aconsejable utilizar un producto específico para esta zona que nos ayude a prevenir y retrasar su deterioro.

La pérdida de elasticidad

A los 30 años la piel empieza a perder su elasticidad y firmeza. Estos efectos se aprecian más con el paso del tiempo, pero conviene empezar ya a utilizar cremas que contengan principios activos especialmente indicados para  combatirlos.

Cuidado con el sol

Como sabéis, exponernos al sol durante un tiempo prolongado y no utilizar un protector solar adecuado contribuye a acelerar el inevitable envejecimiento cutáneo. Para amortiguar en lo posible este proceso es fundamental utilizar en todo momento cremas que lleven incorporada protección solar.

Después del afeitado

El uso de una loción después del afeitado debe formar parte del ritual. Lo más aconsejable para evitar irritaciones de la piel, ayudar a cerrar los poros y evitar la aparición de arrugas prematuras es el uso de una loción hidratante que no contenga alcohol.

La piel del hombre: cuidados faciales según la edad (I)

La piel del hombre es diferente a la de la mujer y, por tanto, requiere cuidados distintos. Veamos, en primer lugar, cuáles son las principales características diferenciadoras:

-Es más gruesa que la de la mujer y, por ello, más firme.

-Debido al sistema hormonal, la piel del hombre genera más grasa, lo que provoca más imperfecciones y brillos, sobre todo en la llamada “zona T”.

-Los hombres que se afeitan de forma regular, como suele ser habitual, normalmente tienen la piel de las mejillas y el cuello más seca que el resto. Esto es debido a que el afeitado contribuye al deterioro de la barrera hidrolipídica, dando lugar a la deshidratación de la piel.

-La capa dérmica contiene una cantidad mayor de fibras de colágeno y el riego sanguíneo de la zona es mucho más vivo.

Si a estas características diferenciadoras unimos las derivadas de la edad, podemos establecer unos criterios básicos acerca de los cuidados más adecuados. En este post comenzaremos abordando el grupo de edad que va de los 20 a los 30 años y, en posteriores posts nos ocuparemos de los cuidados correspondientes al resto de los grupos de edad.

cuidado-piel-hombre

 De los 20 a los 30 años

Durante esta etapa, la piel del hombre apenas presenta problemas. Tan sólo hay que prestar especial atención al acné ya que, como sabes, no sólo aparece durante la adolescencia. A continuación, os proponemos unos pequeños consejos que os ayudarán a mantener la piel saludable y con buen aspecto:

1. Limpieza

La piel del hombre suele acumular una cantidad mayor de suciedad ya que, tal y como comentamos al principio del artículo, es más gruesa y más grasa que la de la mujer. Por ello, debes limpiarla a diario, por la mañana y por la noche, y hacerlo con un jabón o gel indicado para pieles masculinas; a continuación, es aconsejable aplicar un tónico para cerrar los poros.

2. Hidratación

Hidratar la piel  es fundamental para mantenerla en buen estado, ya que de ello depende su flexibilidad y resistencia. Conviene hacerlo a diario, dos veces al día, justo después del tónico.

Si tu piel es grasa, para controlar el exceso de sebo utiliza un producto “oil free”.

3. Exfoliación

Cada quince días hay que exfoliar la piel para retirar las células muertas. Al hacerlo, evita la zona de los ojos e insiste en la nariz, ya que es la zona donde se acumulan más puntos negros e impurezas.

4. Un buen afeitado

Utiliza unas buenas cuchillas y procura cambiarlas a menudo para no cortarte. Al terminar el afeitado, lávate la cara con agua fría para cerrar los poros y aplícate un aftershave.

5. Protege tu piel del sol

Nunca insistiremos suficiente en recalcar que el sol es uno de los principales causantes del envejecimiento cutáneo y para combatirlo debemos utilizar diariamente un protector  solar con un factor de protección alto.

Una forma eficaz de limpiar, desinfectar y mejorar la salud de tu piel: ozonoterapia

Hay numerosas terapias profesionales para mejorar la salud y el aspecto de nuestra piel y de muchas de ellas ya nos hemos ocupado en este blog: algunas están pensadas para abordar aspectos concretos, como por ejemplo la técnica de fotorrejuvenecimiento o la radiofrecuencia; otras, en cambio, aportan múltiples beneficios y son la ozonoterapiapor su polivalencia adecuadas para tratar problemas estéticos de un variado espectro. En esta ocasión queremos contaros qué es la ozonoterapia y cuáles son sus principales beneficios.

Se trata de una terapia que utiliza una combinación gaseosa de ozono y oxígeno: el gas penetra en nuestro organismo por los poros capilares y, a medida que aumenta el tiempo de exposición, va introduciéndose en los vasos sanguíneos cutáneos. Veamos ahora qué cualidades se le atribuyen:

1. En primer lugar hemos de indicar que esta terapia puede aplicarse en cualquier tipo de piel, aunque es especialmente recomendable para las personas con piel grasa o tendencia a padecer acné, y que se trata de una técnica no agresiva e indolora.

2. Limpia significativamente y elimina elementos tóxicos.

3. Mejora trastornos cutáneos, como acné o soriasis.

4. Favorece la circulación sanguínea y contribuye así a la regeneración del tejido cutáneo.

5. Ayuda a combatir los radicales libres, causantes del envejecimiento de la piel.

6. Tiene propiedades bactericidas, antisépticas, antiinflamatorias, cicatrizantes y calmantes.

7. Estimula y mejora la oxigenación de la piel.

Como resumen, podemos afirmar que con la ozonoterapia se consigue una piel más sana y se recupera su tersura y suavidad natural.

El aceite de oliva: vida para tu corazón… y para tu piel

El aceite de oliva es uno de los ingredientes estrella de la dieta mediterránea debido a sus múltiples beneficios para la salud, entre los que destaca la prevención de enfermedades cardiovasculares, ya que ayuda a reducir el colesterol y mejora la circulación sanguínea. Como sabemos, su consumo habitual en la alimentación es muy aceite oliva pielbeneficioso; sin embargo, pocas personas saben que también es un ingrediente cosmético ideal para mejorar la salud y aspecto de nuestra piel. Veamos por qué:

-El aceite de oliva tiene un alto contenido en antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres mitigando así las huellas del paso del tiempo y, en concreto, la aparición de arrugas y líneas de expresión.

-La alta concentración de ácido oleico (cercana al 70%) y la presencia ya comentada de antioxidantes hacen que sea un excelente regenerador de la piel: el ácido oleico es un elemento fundamental en la reconstrucción de las membranas celulares y por tanto en la regeneración de la epidermis, proceso sin el cual nuestra piel muestra un aspecto apagado y carente de vitalidad.

-Además de los beneficios derivados de su composición, y que ya hemos comentado, el aceite de oliva posee otras propiedades que también tienen efectos muy positivos en la piel: por un lado, su permeabilidad, capacidad de absorción y poder de conservación le confieren un alto potencial nutriente, hidratante y protector de la epidermis; y por otro, su característica textura ayuda a crear una película protectora que cumple una dobe función, evitar la deshidratación y proteger la piel de las agresiones externas.

Cómo tratar con más mimo los labios y su contorno

Los labios y su contorno se caracterizan por ser una de las zonas más delicadas del rostro. El motivo es doble: por un lado, en esta zona la piel es significativamente fina y por tanto más vulnerable, y por otro, está sometida a una actividad constante, cuando comemos, reímos, hablamos, …

Los efectos negativos del paso del tiempo unidos a los provocados por agentes externos, como el sol o el tabaco, serán más perceptibles en esta zona y por ello debemos prestarle una cuidar contorno de labiosatención muy especial. Seguir una buena rutina de belleza a partir de los 25-30 años resulta indispensable para evitar el envejecimiento precoz de esta zona; en concreto estos son los cuidados específicos más recomendables:

a) Desmaquillar los labios con un producto cosmético especialmente  indicado para esta zona y apto para nuestro tipo de piel.

 b) La piel del contorno de los labios suele ser más seca, ya que en esta parte del rostro las glándulas sebáceas son menos activas y, por ello, debemos hidratarla más. Es muy importante la forma de aplicar la crema: debemos hacerlo con la yema de los dedos, a base de toquecitos; de este modo conseguiremos estimular la circulación y mejorar así la absorción del producto.

 c) Debido a sus beneficiosos efectos sobre la piel, son especialmente recomendables los productos cosméticos que contienen vitamina C: este activo, de origen natural,  previene los daños provocados por la radiación solar y la contaminación ambiental, favorece la regeneración de la piel y retrasa los signos de envejecimiento.

 d) La protección solar debe ser superior a la del resto del rostro para así prevenir eficazmente la aparición de manchas solares. Tampoco debemos  olvidarnos de proteger los labios del sol, sobre todo si tenemos tendencia a padecer herpes labiales.

El tabaco también es un enemigo de nuestra piel

Hay numerosos factores externos que contribuyen a deteriorar nuestra piel y de muchos de ellos ya hemos hablado en este blog: la exposición solar excesiva, la presencia de determinados alimentos en nuestra dieta o la ausencia de otros, el consumo de alcohol y la falta de ejercicio físico, son seguramente los más importantes. A este grupo  sin duda debemos añadir el consumo de tabaco, de cuyos negativos efectos vamos a informaros a continuación:tabaco y piel

1. El humo del tabaco, al entrar en contacto con la piel, da lugar a la formación de radicales libres, lo que provoca el envejecimiento prematuro de la piel y la formación de arrugas.

2. El consumo de tabaco reduce la cantidad de oxígeno presente en la sangre y con ello da lugar a un déficit de los nutrientes esenciales para la piel. Esto se manifiesta en una mayor propensión a la deshidratación cutánea y un aspecto de la misma notablemente más apagado y envejecido.

3. El humo también disminuye la oxigenación de los tejidos y con ello la circulación sanguínea, lo que también afecta negativamente al proceso de cicatrización de las heridas.

4. La nicotina presente en el tabaco provoca un aumento de la presión sanguínea y favorece que las fibras musculares se contraigan; además en el caso de las mujeres da lugar a una apreciable disminución de estrógenos. Con ello se facilita la sequedad y atrofia cutánea y disminuye la cantidad de vitamina A que es absorbida por la piel y que tan necesaria resulta.

La combinación de estos efectos ocasiona que la piel del fumador presente un aspecto apagado, sin brillo e incluso un tono grisáceo. Estos negativos efectos son aún mayores en el caso de la mujer, al ser su piel notablemente más delicada.