Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Descamación de la piel: prevención y tratamiento

La descamación de la piel, también llamada exfoliación, es un proceso natural de renovación de la epidermis que, como sabéis, consiste en eliminar las células muertas acumuladas, consiguiendo así estimular la regeneración celular. Normalmente se produce en la cara, los brazos, las manos y los dedos, y puede afectar tanto a las pieles secas como a las grasas.

Aún cuando, como hemos dicho, la exfoliación se produce de forma natural, hay determinados factores externos que pueden forzar este proceso al provocar una deshidratación cutánea excesiva (menos de 10% de agua en el estrato córneo), en cuyo caso, la descamación suele ir acompañada de una desagradable sensación de picor. Entre estos factores podemos destacar el frío invernal, las quemaduras solares, la calefacción o el aire acondicionado excesivo; incluso, la descamación puede ser resultado de algún trastorno dermatológico o el síntoma de cierta enfermedad, como la diabetes o un déficit vitamínico; tampoco podemos descartar que se trate simplemente del efecto secundario de cierto medicamento.

descamacion-de-la-pielPara prevenir este problema o tratarlo si es que lo sufres, te aconsejamos que tomes nota de las siguientes recomendaciones:

-Dúchate en lugar de bañarte y hazlo con agua templada.

-Utiliza un jabón o gel de ducha suave y que ayude a preservar el manto protector de la piel.

-Diariamente, aplícate crema hidratante o emoliente en todo el cuerpo. Con una crema hidratante conseguirás aumentar la cantidad de agua del estrato córneo y con una crema emoliente lograrás suavizarlo.

-Una vez a la semana, ponte una mascarilla facial hidratante. Te ayudará a evitar la pérdida de agua.

-Aumenta el consumo de alimentos que contengan Omega 3 y el de verduras ricas en betacarotenos;  bebe al menos 2 litros de agua al día.

-En la medida de lo posible, evita los cambios bruscos de temperatura.

-Utiliza ropa de algodón o fibras naturales.

-Por último, no olvides protegerte del sol. Lo más recomendable es usar un fotoprotector emoliente de amplio espectro.

Consejos para recuperar y revitalizar tu piel después del verano

El sol, el calor del verano y el agua del  mar o de la piscina deterioran nuestra piel: se vuelve más seca y su aspecto es apagado al acumular células muertas en su parte más externa.

Para recuperar su buen estado y prepararla para la nueva estación, te recomendamos que sigas estos pasos:

recuperar piel despues del verano-En primer lugar, realiza una exfoliación para eliminar las células muertas. Así, acelerarás la regeneración celular y conseguirás una piel más luminosa y especialmente limpia, ideal para absorber de modo óptimo los productos que te apliques a continuación.

Lo más recomendable es realizarla con un producto cosmético suave, ya que los tratamientos intensivos pueden resultar demasiado agresivos teniendo en cuenta que, como ya hemos comentado, la piel está muy debilitada.

-Para revitalizar la piel, prevenir las arrugas y evitar la aparición de granos y manchas, aplícate a continuación un tónico sin alcohol.

-Hidratar la piel después del verano es especialmente importante, ya que la exposición solar prolongada y los baños en el mar o la piscina la resecan, acentuando en consecuencia las arrugas; además, así la preparamos para afrontar el frío del invierno. Por ello, en lugar de un gel, es preferible una crema hidratante ya que es más untuosa, por lo que puede permanecer en la piel durante más tiempo.

Por último, recuerda que es muy recomendable que la crema facial que utilices por la mañana lleve incorporada protección solar.

Una forma eficaz de limpiar, desinfectar y mejorar la salud de tu piel: ozonoterapia

Hay numerosas terapias profesionales para mejorar la salud y el aspecto de nuestra piel y de muchas de ellas ya nos hemos ocupado en este blog: algunas están pensadas para abordar aspectos concretos, como por ejemplo la técnica de fotorrejuvenecimiento o la radiofrecuencia; otras, en cambio, aportan múltiples beneficios y son la ozonoterapiapor su polivalencia adecuadas para tratar problemas estéticos de un variado espectro. En esta ocasión queremos contaros qué es la ozonoterapia y cuáles son sus principales beneficios.

Se trata de una terapia que utiliza una combinación gaseosa de ozono y oxígeno: el gas penetra en nuestro organismo por los poros capilares y, a medida que aumenta el tiempo de exposición, va introduciéndose en los vasos sanguíneos cutáneos. Veamos ahora qué cualidades se le atribuyen:

1. En primer lugar hemos de indicar que esta terapia puede aplicarse en cualquier tipo de piel, aunque es especialmente recomendable para las personas con piel grasa o tendencia a padecer acné, y que se trata de una técnica no agresiva e indolora.

2. Limpia significativamente y elimina elementos tóxicos.

3. Mejora trastornos cutáneos, como acné o soriasis.

4. Favorece la circulación sanguínea y contribuye así a la regeneración del tejido cutáneo.

5. Ayuda a combatir los radicales libres, causantes del envejecimiento de la piel.

6. Tiene propiedades bactericidas, antisépticas, antiinflamatorias, cicatrizantes y calmantes.

7. Estimula y mejora la oxigenación de la piel.

Como resumen, podemos afirmar que con la ozonoterapia se consigue una piel más sana y se recupera su tersura y suavidad natural.

Algunas plantas para tratar problemas concretos de tu piel

Son muchos los principios activos procedentes de la naturaleza cuyas beneficiosas propiedades justifican su presencia en numerosos productos dedicados al cuidado de la piel. De aquellos cuyas propiedades son más generales y por ello están presentes en los cosméticos más habituales, ya hemos tratado en anteriores posts. En éste, queremos principios-activos-cosmetica-naturalocuparnos de otros, no menos importantes, pero con propiedades más específicas; concretamente, vamos a hablaros de cuatro plantas que, a pesar de no ser especialmente conocidas, aportan importantes beneficios y merecen también nuestra atención.

Arbutina

Se trata de una sustancia activa natural  que se extrae de las hojas de la gayuba, también conocida como uva ursi.

Se utiliza fundamentalmente para blanquear la piel y, además, ayuda a recuperar su vitalidad mejorando así su apariencia. Veamos cuál es el proceso: al inhibir la producción de melanina, pigmento responsable de la coloración de la piel, la Arbutina aclara la piel, reduce la intensidad de las manchas y homogeneíza la tez.

Hamamelis

Este arbusto, gracias a su riqueza en taninos, es un potente astringente natural. Por ello, es muy eficaz para curar granos y espinillas, y también para reducir  la grasa en las pieles que tienen un exceso de la misma; además, es vasoconstrictor, tiene efectos antimicrobianos y ayuda a la cicatrización.

Ortiga Blanca

Esta planta posee propiedades astringentes y tónicas, por lo que es especialmente efectivo en el tratamiento de la piel grasa, ya que disminuye la secreción sebácea y contribuye a cerrar los poros. En general, resulta muy beneficiosa para el cuidado de la piel, ya que elimina granos y otras imperfecciones, proporcionando a la piel una textura más fina.

Extracto de Bulbo Narciso

El bulbo de esta flor posee un extracto denominado IBR-Dormin que favorece la renovación celular y proporciona a la piel un aspecto saludable. También tiene propiedades calmantes y ayuda a mantener la elasticidad y luminosidad de la piel.

Ácido glicólico: un exfoliante perfecto

El ácido glicólico es un ácido natural y no tóxico, que se encuentra en la caña de azúcar y en algunos alimentos más. Forma parte de los ácidos frutales denominados alfahidroxiácidos (AHA), caracterizados por su capacidad para acelerar los procesos de regeneración celular de la piel, es decir por su poder exfoliante y regenerador, por lo que se utilizan para eliminar arrugas y manchas.

Sin embargo, el ácido glicólico tiene chica_ácido glicólicouna notable característica diferenciadora: es el único que puede destruir los enlaces entre las células muertas de la capa córnea, contribuyendo así a acelerar su eliminación y potenciar el ciclo de renovación celular. Su exclusivo efecto de peeling químico, superficial y a la vez profundo, da lugar a una exfoliación progresiva, como consecuencia de la cual disminuye la capa de células muertas al mismo tiempo que aumenta el espesor de la epidermis y dermis.

El resultado de este efecto exfoliante progresivo es una piel especialmente limpia, más luminosa y sonrosada, más oxigenada e hidratada y, además, ideal para poder absorber los productos cosméticos optimizando así sus efectos.

También induce la síntesis del colágeno propio, por lo que mejora las líneas de expresión, la elasticidad de la piel, las manchas efecto de la edad y las cicatrices del acné.

Por todo ello, el ácido glicólico es muy utilizado para conseguir una piel más sana, suave, lisa y con un aspecto más joven.

Las vitaminas y minerales presentes en la alimentación más saludables para la piel

Por todos es conocido el aforismo “somos lo que comemos”, pero casi nunca lo relacionamos con algo tan concreto como nuestra piel. De los beneficiosos efectos que tienen sobre ella los diversos tipos de vitaminas y algunos minerales, así como otras sustancias especialmente saludables, trata este post.

La vitamina A se encuentra en alimentos de origen animal, como el hígado, las grasas lácteas y el huevo. Esta vitamina es imprescindible en la renovación de la piel.

cerezasEl betacaroteno, precursor de la vitamina A, abunda en las verduras de hoja verde y coloración roja, anaranjada o amarillenta, así como en ciertas frutas, como el melocotón, las cerezas y el melón. Esta sustancia prepara la piel para un buen bronceado, siempre que no se abuse, lo que provocaría un indeseable tono anaranjado.

 Las vitaminas del grupo B se encuentran en la mayoría de los alimentos de origen vegetal o animal, es decir, en verduras, frutas o legumbres, y en carnes, pescados o mariscos. Estas vitaminas actúan sobre la piel y el cabello interviniendo en los procesos de renovación celular.

La vitamina C abunda en las frutas y verdurasfrutas, que son la mejor forma de ingerirla. Podemos encontrarla en fresas, moras, pimientos, tomate y maíz, entre otros alimentos habituales. Además de ser un potente antioxidante, la vitamina C mejora la producción de colágeno, que es una proteína responsable de mantener la piel tersa y sin arrugas.

El selenio es un mineral presente en carnes, pescados, mariscos, cereales y huevos. Debido a su acción antioxidante se relaciona con un menor riesgo de aparición de ciertos tumores, entre ellos, el de piel o melanoma.

El cinc abunda en carnes, vísceras, pescados, cereales integrales y legumbres. Este mineral favorece la formación de nuevas proteínas y ayuda a combatir los radicales libres, por lo que contribuye al buen estado de la piel, proporcionando a esta mayor elasticidad y tonicidad.

El licopeno es el elemento principal del tomate, y también se obtiene de la papaya, la sandía y la manzana. Al ser un poderoso antioxidante, ayuda al rejuvenecimiento de las células cutáneas.

Las isoflavonas son sustancias vegetales y se encuentran principalmente en la soja. Al igual que la vitamina C, tienen un importante papel en la formación de colágeno. Además, previenen la osteoporosis y reducen el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. También tienen la capacidad de actuar como estrógenos, cuya acción induce la producción de colesterol bueno y mantiene bajo el nivel de colesterol malo.

¿Por qué es importante exfoliar la piel?

La exfoliación facial es uno de los principios básicos de belleza y tiene un papel fundamental en el cuidado de la piel.

Mediante este procedimiento retiramos las células muertas que se acumulan en la epidermis y aceleramos la regeneración celular. De este modo, conseguimos una piel más luminosa y especialmente limpia, ideal para absorber de modo óptimo los productos que nos apliquemos a continuación.

Es muy aconsejable, por tanto, que la exfoliación forme parte de nuestra rutina de belleza.

 

cutis sano y bonito¿Cómo realizar una correcta exfoliación?

 Los pasos a seguir son muy sencillos:

-Empieza por humedecer el rostro con agua templada. Así, la piel se ablandará y los poros se abrirán.

-Aplica a continuación el producto exfoliante con movimientos suaves, circulares y ascendentes. Hay que evitar el contorno de ojos ya que en esta zona la piel es más sensible.

-Retira ahora el producto con agua tibia.

-Para terminar, lo ideal es aplicar una mascarilla hidratante, revitalizante, calmante o astringente, dependiendo del tipo de piel.

¿Con qué frecuencia debemos hacerlo?

Depende del tipo de piel. Aconsejamos realizarla una vez por semana con un exfoliante suave, si tu piel es normal. En caso de pieles sensibles o finas, conviene hacerlo cada quince días, ya que exfoliarla más a menudo podría irritarla innecesariamente.

Peeling y microdermabrasión, dos técnicas distintas para mejorar el aspecto del cutis

Actualmente existen diversas técnicas de renovación celular que, a través de distintos métodos, mejoran el aspecto de nuestra piel. Hoy queremos hablaros de dos de ellas: el peeling y la microdermabrasión.

El peeling facial es una técnica cuya función es facilitar la eliminación de las células muertas de las capas más superficiales del estrato córneo. El resultado es una piel más suave, saludable y con mejor textura.

Existen diversos tipos de peeling dependiendo del método utilizado. En un peeling químico, por ejemplo, se emplean sustancias como el ácido glicólico, salícico y láctico, entre otras.

Hay tres tipos de peeling químico en función de la profundidad a la que actúe, ya que dependiendo del poder de penetración de la sustancia utilizada se eliminarán más o menos capas de la piel. Con el peeling superficial se reducen los poros dilatados y se puede mejorar el aspecto de las cicatrices originadas por el acné. El peeling medio atenúa las primeras líneas de expresión y las manchas causadas por el sol, mientras que el peeling profundo también puede mitigar las arrugas y manchas propias de la edad, llegando incluso a eliminar algunas de ellas.

microdermabrasion

Microdermabrasión

Otra técnica equiparable al peeling es la microdermabrasión, que permite eliminar las células muertas de la piel estimulando la renovación celular y la producción de colágeno. Este tratamiento minimiza las manchas y la hiperpigmentación, mejora la textura y el brillo de la piel, combate el envejecimiento de la dermis y reduce las líneas de expresión, patas de gallo, señales y lesiones de acné. Mediante esta técnica la piel dañada y envejecida es sustituida por nuevas capas superficiales. El resultado es una piel renovada y sana.

Hay que tener en cuenta que tras cualquier tratamiento la piel queda desprotegida por lo que se recomienda utilizar siempre un protector solar.

¿Habéis probado alguna de estas técnicas? ¿Cuál preferís?