Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

Ingredientes naturales en cosmética I: frutas

Todos sabemos que una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras, es uno de los aspectos que en mayor medida contribuye a disfrutar de una buena salud, y esto incluye, por supuesto, la salud y belleza de nuestra piel.

En anteriores posts hemos tratado estos alimentos, detallando sus propiedades y beneficios concretos; sin embargo, en la actualidad estos beneficios no provienen exclusivamente de su ingesta: cada vez es más valorada la Ingredientes naturales en cosméticautilización de productos naturales en cosmética, lo que unido al hecho de que ya es posible extraer los principios activos que interesen de cualquier producto y, por qué no decirlo, a la novedad de la propuesta y a cierto exotismo, ha dado lugar a una presencia cada vez mayor de estos alimentos en la composición de los productos cosméticos más actuales.

Los beneficios que pueden aportar a nuestra piel son realmente muy importantes:

-Debido a su alto contenido en vitaminas y minerales, estimulan la renovación celular y mantienen así la piel en buen estado.

-Al ser muy ricos en antioxidantes, combaten el envejecimiento cutáneo y ayudan a retrasar la aparición de sus primeros signos.

-Aportan nutrientes a la piel y mejoran su hidratación.

-Proporcionan luminosidad y suavidad.

Veamos en este primer post dedicado a los ingredientes naturales presentes en los productos cosméticos, qué frutas son las más utilizadas y qué beneficios aportan a nuestra piel:

Manzana: posiblemente se trata de la fruta que más puede aportar al cuidado de la piel, debido a la enorme variedad y riqueza de principios activos que posee, y entre los que podemos destacar: vitaminas B1, B2, B5, E y C; azúcares, que aportan suavidad a la piel; alfahidroxiácidos, capaces de eliminar las células muertas; polifenoles, especialmente efectivos para contrarrestar los radicales libres; y el aceite extraído de sus pepitas, que hidrata y nutre en profundidad la piel.

Uva: la vinoterapia y, en general, el auge de la cultura vinícola, ha convertido esta fruta en el ingrediente cosmético de moda, sin que falten razones sobradas para ello: posee excepcionales propiedades antioxidantes, derivadas fundamentalmente de su contenido en resveratrol, lo que, como sabes, promueve la renovación celular y retrasa el envejecimiento; también es rica en otros elementos beneficiosos para la piel, como agua, fibra, potasio y alfahidroxiácidos.

Bayas de Goji: se trata de una baya proveniente de Asia Oriental y por ello poco conocida en España; que tiene propiedades cosméticas de gran interés: su alto contenido en vitaminas, polisacáridos, aminoácidos y oligoelementos, es capaz de combatir los signos de envejecimiento cutáneo, proteger y regular la epidermis y fortalecer las células cutáneas.

Caléndula y bardana: dos plantas medicinales muy presentes en cosmética

En la naturaleza encontramos multitud de plantas con propiedades beneficiosas para la salud, que ayudan a mitigar o resolver diversos trastornos físicos, generalmente de carácter leve, como dolores de cabeza, problemas estomacales, etc. En los últimos años, las plantas también se han hecho muy populares en la industria cosmética por los beneficios que aportan en el cuidado de nuestra piel. Entre éstas se encuentran la caléndula y la bardana que, aunque poco conocidas, tienen notables propiedades y son por ello cada vez más utilizadas en cosmética.

Caléndula bardanaLa caléndula, también llamada «maravilla o botón de oro», es una planta silvestre de tono amarillento o anarajando, muy valorada y utilizada desde la antigüedad como hierba medicinal. También se emplea en la cocina como condimento, aunque su peculiar sabor puede no ser del gusto de todos, e incluso como elemento decorativo. En forma de infusión está indicada para tratar indigestiones leves y también para aliviar los dolores menstruales.

Y, por supuesto, también es muy utilizada en cosmética, siendo un componente habitual de cremas, pomadas, tónicos y lociones. Veamos los beneficios que aporta a nuestra piel:

-Tiene efectos suavizantes e hidratantes.

-Aumenta la elasticidad de la piel.

-Acción calmante y descongestiva.

-Mejora la textura de la piel reseca, agrietada y escamada, por lo que está especialmente indicada para pieles sensibles con tendencia a resecarse.

La bardana, aunque menos conocida, también se ha utilizado desde tiempos remotos. Se trata de una planta bianual de flores rojas y espinosas, cuyas hojas, raíz y semillas se emplean tanto en medicina natural como en cosmética. Sus propiedades más destacables en relación con el cuidado de la piel son:

-Tiene un alto contenido en minerales, calcio, fósforo, hierro, vitaminas A, C y B1, riboflavina, taninos, …

-Limpia y calma la piel.

-Tiene importantes efectos depurativos e higienizantes que la convierten en un activo muy eficaz para tratar la piel con desequilibrios en la producción de grasa.

 

El glicerol: un producto especialmente versátil

El glicerol o glicerina es un alcohol incoloro y espeso que forma parte natural de la composición de todos los cuerpos grasos y que también está presente en muchos de los productos que utilizamos día a día. Así, lo podemos encontrar en diversos artículos farmaceúticos, como jarabes, desinfectantes o supositorios, actuando como excipiente, es decir, como sustancia inerte añadida para Glicerol propiedadesfacilitar la dosificación y uso del producto. También es normal su presencia en lubricantes y, como es bien conocido, es un componente fundamental de la nitroglicerina. Respecto a los productos de higiene y belleza, la glicerina está presente en la mayoría de los jabones así como en los champús indicados para mejorar la hidratación del cabello y evitar su encrespamiento, también es un ingrediente común de las lociones para después del afeitado y de las cremas para las manos y, por supuesto, es un componente habitual de multitud de productos cosméticos.

Veamos cuáles son las cualidades o propiedades principales que justifican su utilización en artículos destinados al cuidado de la piel:

-Suaviza las zonas resecas de la piel.

-Tiene propiedades lubricantes y emolientes.

-Ayuda a conservar la humedad natural de la piel, gracias a su capacidad para atraer el agua del medio ambiente.

-Protege la piel de agentes físicos, como el calor o la luz solar, y de agentes mecánicos, como roces.

-También tiene propiedades bactericidas, desinfectantes y antisépticas. Por ello, el glicerol puede utilizarse para tratar ciertas enfermedades de la piel, como eczemas o psoriasis.

-Considerando en conjunto su capacidad para mantener la piel sana e hidratada, su uso ayuda a que ésta se conserve más joven.

Usar o no usar parabenos: ¿cuestión de confianza, miedo o precaución?

Los parabenos son compuestos químicos que se utilizan como conservantes en todo tipo de productos, tanto cosméticos como farmacéuticos o alimentarios.

Existen parabenos de origen natural, presentes en algunas frutas y verduras, que son metabolizados por nuestro organismo y no suponen ningún problema para la salud. Sin embargo, los utilizados en la industria cosmética los parabenos en cosméticosson siempre de origen sintético y su inocuidad fue cuestionada a principios de este siglo: un estudio realizado en 2004 por la Doctora en biología Philippa Darbre hacía posible relacionar el cáncer de mama y los parabenos presentes en productos aplicados sobre la piel.

A partir de este momento la alarma fue creciendo: numerosos médicos se manifestaron públicamente a favor o en contra de su uso como conservantes; también han sido varias las investigaciones hechas tanto en América como en Europa, concluyendo todas ellas en que no es posible demostrar la existencia de una relación directa entre el cáncer de mama y los parabenos.

Ante la controversia y alarma generadas, y aún cuando no está legalmente prohibido el uso de parabenos como conservantes, son muchas las empresas cosméticas, entre ellas Cremology, que, atendiendo al principio de precaución y a la espera de una certeza mayor, han decidido no utilizar esta sustancia en sus productos.

¿Qué es una crema hidratante?

Las cremas hidratantes son un producto cosmético concebido para combatir la sequedad de la piel. Aunque también nos protegen de las inclemencias, es importante saber que no son eficaces cuando se trata de qué es una crema hidratantecorregir o disimular las arrugas.

Respecto a su aplicación, lo mejor es hacerlo sobre la piel húmeda, incluso justo antes del maquillaje.

Básicamente, podemos considerar tres grandes grupos de cremas hidratantes:

Humectantes

Se trata de compuestos a base de glicerina, especialmente indicados para pieles grasas que, no olvidemos, también necesitan hidratarse. Su función consiste en llevar el agua hasta las capas superiores de la piel.

Oclusivas

Con su aplicación se pretende evitar o retrasar en lo posible la evaporación del agua.

Otras

Están constituidas por un grupo de compuestos, más activos que los anteriores, y que, en lugar de trabajar con el agua, lo hacen directamente con la piel. Contienen moléculas grasas, que ayudan a mantener las defensas naturales de la piel y evitar la pérdida de humedad.

 

 Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

La piel y su cuidado: desde el nacimiento hasta…(III)

En anteriores post os hemos hablado de las características y cuidados específicos de la piel del bebé, del adolescente, durante los 20 años, a los 30 y a los 40. Hoy, para finalizar el tema, nos toca empezar a partir de los 50 años.

La piel a los 50 años

En la menopausia, la piel del cuerpo, sobre todo la de la cara, comienza a verse menos fresca y vital. Esto es debido a la mayor transpiración, que se produce de modo natural y ocasiona la pérdida de una gran cantidad de vitaminas, minerales y estrógenos.

Es, por tanto, el momento de cómo cuidar la piel a los 50 años y a partir de los 60centrarnos en combatir activamente los trastornos profundos de la piel, como las arrugas de expresión; así como la aparición de enfermedades degenerativas ocasionadas por la excesiva exposición al sol y radiaciones, poniendo especial atención a las manos, el cuello y el escote.

Por ello, es importante vitaminizar la piel por dentro y por fuera, para restaurar el colágeno dérmico y mantener o recuperar su elasticidad.

Utiliza productos con ácido glicólico para reducir las arrugas superficiales y, sobre todo, sé constante y aumenta la frecuencia de los cuidados específicos de tu piel.

La piel de los 60 años en adelante

Tras la menopausia, el colágeno sigue disminuyendo, llegando a bajar hasta un 2% por año.

Para conservar la piel en el mejor estado posible es fundamental, más que nunca, seguir una dieta equilibrada, realizar un ejercicio físico moderado, e ingerir las vitaminas y el calcio necesario para nuestro organismo.

Debes incluir entre tus productos cosméticos básicos un exfoliante, crema reafirmante, maquillaje con efecto lifting, sérum antiedad, leche limpiadora y tónico específico para pieles maduras. También puedes añadir otros productos, como una crema despigmentante, si es necesario.

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

Lo que conviene saber acerca de la baba de caracol

En primer lugar hemos de decir que no se trata de la baba que desprende el caracol al moverse, carente de actividad biológica y, por tanto, de propiedades especialmente beneficiosas; sino de aquella que se obtiene al inducir en el caracol en ayunas un estado de estrés por medios mecánicos o mediante radiaciones. Como es de esperar, esta estimulación es totalmente inofensiva para el animal.

La baba así obtenida contiene varios activos especialmente interesantes desde el punto de vista cosmético, como son la alantoína, el ácido glicólico, vitaminas y proteínas, antiproteasas y antibióticos naturales.

La alantoína contribuye a eliminar los tejidos y crear nuevos tejidos; además tiene la propiedad de proteger baba de caracol propiedades cosméticasla piel de sustancias potencialmente irritantes.

Las antiproteasas se oponen a la acción degradadora de la elastina y el colágeno promovida por las proteasas cutáneas. Son, por tanto, un activo que combate el envejecimiento cutáneo.

El ácido glicólico ayuda a eliminar las células muertas de la piel y sustituirlas por nuevas, y además, contribuye con ello a potenciar la acción de los productos aplicados sobre la piel al facilitar su penetración.

Los antibióticos naturales protegen la piel de posibles infecciones.

Por último, las vitaminas tienen propiedades antiinflamatorias y, junto con las proteínas, ayudan al buen estado trófico de la piel.

En resumen, podemos decir que la baba de caracol así obtenida es especialmente beneficiosa por su capacidad para:

-Regenerar la piel dañada, combatiendo así el envejecimiento cutáneo.

-Reducir las arrugas y disminuir las estrías, manchas, verrugas, y también las marcas y cicatrices producidas, por ejemplo, por el acné o la excesiva exposición solar.

-Suavizar la piel, al ayudar a eliminar las células muertas (acción exfoliante).

-Potenciar los efectos de otros productos aplicados sobre la piel.

Actualmente, la baba de caracol forma parte de cosméticos hidratantes, antienvejecimiento y regeneradores, así como de otros especialmente indicados para tratar problemas específicos, como sobrepigmentación, acné, etc.

La piel y su cuidado: desde el nacimiento hasta…(II)

Continuando el post del día 10 de abril, hoy vamos a hablaros de las características y cuidados específicos de la piel a los 30 y a los 40 años.

La piel a los 30 años

En esta etapa aumenta notablemente el riesgo de sobrepeso y celulitis, así como los problemas asociados al embarazo (estrías, varices…).

Debemos, por tanto, prestar especial atención al cuerpo, sin olvidarnos del rostro, que ya empieza a cómo cuidar la piel a los 30 añospadecer una importante deshidratación.

Beber mucha agua y hacer ejercicio rutinario son hábitos muy convenientes en esta etapa. Respecto al cuidado facial, es fundamental hidratar la piel, tanto de día como de noche, para evitar la aparición de arrugas; además, debes utilizar un protector solar eficaz y aplicar un bálsamo labial para hidratar esta zona y evitar la aparición de líneas de expresión.

 La piel a los 40 años

Son años cruciales en la madurez física y psíquica. En la mujer, se inician los cambios hormonales que conducirán a la menopausia y con ello el riesgo de una declinación brusca de la piel, que aumenta considerablemente su tendencia a resecarse.

Se produce una disminución gradual de colágeno que, como sabemos, es responsable de mantener la piel firme. Simultáneamente, comienza la pérdida del tejido graso ubicado en las capas profundas de la piel, al que se debe la redondez de las facciones, y el proceso de recambio celular se vuelve más lento.

Todo ello provoca que se empiecen a notar las pecas, manchas de la edad y decoloración de la piel. En general, se hacen evidentes los signos de envejecimiento, si bien el 80% de ellos son debidos al estilo de vida y no al paso del tiempo.

El rostro y el cuerpo han de cuidarse intensivamente. Utiliza productos que contengan retinoides, antioxidantes y ácidos alfahidóxidos, que ayudan a las células de la piel a rejuvenecerse y recuperar su elasticidad. Continúa con la rutina de aplicarte lociones faciales humectantes.

Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.

La alantoína y sus propiedades cosméticas

La alantoína es una sustancia química que se encuentra en algunas plantas medicinales y que también se obtiene de forma sintética.

Cuatro son los efectos más destacables de la misma:

-Permite reducir el tiempo de cicatrización cutánea y fomentar así su regeneración, ya que favorece y acelera este proceso natural de la piel.

-Cuando hay tejido cutáneo Alantoína propiedades cosméticasen mal estado, la alantoína destruye la piel muerta permitiendo la limpieza y mejora de la piel dañada; de este modo se impide la acumulación de materia fácil de contaminar por bacterias.

-Estimula la epidermis, concretamente el epitelio granuloso, que es la zona en la que se generan las nuevas células que reemplazarán a aquellas que están dañadas o envejecidas.

-Reduce la sensación de dolor, actuando así como un anestésico suave.

La alantoína se utiliza frecuentemente para tratar las pieles secas, pero también puede usarse como antiséptico y humectante junto con otras sustancias de propiedades similares. El resultado es una piel más tersa, sana y saludable

 

 

La piel y su cuidado: desde el nacimiento hasta…(I)

La piel evoluciona desde el nacimiento y, por ello, es necesario distinguir diversas etapas según la edad y conocer las características propias de cada una, que determinarán los cuidados más aconsejables. Veamos las primeras etapas.

 
La piel del bebé

Tiene un pH inicial neutro y un poder tampón débil. Su capa córnea es más delgada de lo normal y ello supone un insuficiente desarrollo de mecanismos de defensa y una La piel del bebédeficiente flora cutánea protectora.

La actividad sudoral es limitada (no es completa hasta los dos años), y también es menor la sebácea, lo que da lugar a una mayor sequedad cutánea.

La piel del bebé es más delgada y con menos vello, y por ello tiene mayor permeabilidad, lo que la hace más sensible a la toxicidad de productos de aplicación tópica.

Debemos cuidarla desde el nacimiento, hidratándola y teniendo especial cuidado en protegerla de los agentes externos irritantes.

 
La piel del adolescente

La secreción sebácea aumenta su producción y se modifica su composición como consecuencia de la estimulación hormonal. Se produce una proliferación patológica de la flora bacteriana propia de los folículos sebáceos.

Las hormonas propias de esta La piel del adolescenteetapa juegan un papel importante en el desarrollo de comedones, puntos negros y acné. La afluencia masiva de leucocitos, con la correspondiente liberación de mediadores de la inflamación, dará finalmente lugar a la aparición de pápulas, pústulas y otras lesiones que pueden incluso dejar cicatrices permanentes.

Limpiar el cutis diariamente es muy importante, así como el uso de productos adecuados: debemos utilizar aquellos especialmente formulados para estos casos y que mantengan el balance ácido de la piel para defenderla de las bacterias. A esta edad se debe nutrir e hidratar la piel con una crema suave, no grasa.

 
La piel a los 20 años 

En esta etapa es habitual que disminuya la actividad física al aire libre y se adquieran hábitos dañinos para la piel, como el consumo de tabaco o alcohol. En el caso de las mujeres, hemos de La piel a los 20 añosañadir por su importancia la ingesta de anticonceptivos hormonales no siempre adecuados, y el uso de agresivos maquillajes perjudiciales para la epidermis.

En general, el proceso de envejecimiento de la piel suele iniciarse a los 25 años y las primeras arrugas pueden aparecer a los 40. Se trata de un fenómeno a la vez complejo y paradójico: “se empieza a envejecer en plena juventud”.

En esta etapa tan temprana hay que iniciar la prevención de este envejecimiento; por ello, la limpieza, hidratación y nutrición es muy importante, y el uso de filtros UV resulta imprescindible.

 
Doctora Concepción Llorens, experta en medicina estética.