Cosmética Personalizada

Cosmética Personalizada -

¿Por qué es importante exfoliar la piel?

La exfoliación facial es uno de los principios básicos de belleza y tiene un papel fundamental en el cuidado de la piel.

Mediante este procedimiento retiramos las células muertas que se acumulan en la epidermis y aceleramos la regeneración celular. De este modo, conseguimos una piel más luminosa y especialmente limpia, ideal para absorber de modo óptimo los productos que nos apliquemos a continuación.

Es muy aconsejable, por tanto, que la exfoliación forme parte de nuestra rutina de belleza.

 

cutis sano y bonito¿Cómo realizar una correcta exfoliación?

 Los pasos a seguir son muy sencillos:

-Empieza por humedecer el rostro con agua templada. Así, la piel se ablandará y los poros se abrirán.

-Aplica a continuación el producto exfoliante con movimientos suaves, circulares y ascendentes. Hay que evitar el contorno de ojos ya que en esta zona la piel es más sensible.

-Retira ahora el producto con agua tibia.

-Para terminar, lo ideal es aplicar una mascarilla hidratante, revitalizante, calmante o astringente, dependiendo del tipo de piel.

¿Con qué frecuencia debemos hacerlo?

Depende del tipo de piel. Aconsejamos realizarla una vez por semana con un exfoliante suave, si tu piel es normal. En caso de pieles sensibles o finas, conviene hacerlo cada quince días, ya que exfoliarla más a menudo podría irritarla innecesariamente.

Vídeo de Cremology

En este vídeo os mostramos cómo se realiza el diagnóstico digital que nos permitirá conocer el estado de la piel. La  evaluación, como podréis ver, se hace con un equipo de medición profesional que indica el nivel de sensibilidad, hidratación, elasticidad, grasa, poros, manchas y arrugas de nuestra piel. En función de los resultados obtenidos determina la mejor combinación de principios activos y concentrados para tratar los problemas detectados. De este modo, se consigue la crema facial perfecta para cada persona.

Cómo lucir una piel bonita en otoño

Con los cambios de estación la piel sufre: el frío, el calor y el viento deterioran nuestro cutis. Después del verano, normalmente la piel se reseca y pierde luminosidad. Por ello, en esta nueva estación es muy importante tratar de reducir los daños ocasionados por el sol y el calor.

Hoy os proponemos una sencilla rutina de belleza para reparar vuestra piel.

Limpieza facial: en esta época del año es aconsejable hacerse una limpieza facial para eliminar las impurezas y preparar la piel para la nueva estación.

Por la mañana: utiliza una crema hidratante con protección solar. Recuerda  que las cremas deben aplicarse en el escote, el cuello y la cara, y siempre con movimientos ascendentes. Nunca debes ponerte crema en el contorno de ojos. Esa zona requiere un cuidado específico, especialmente a partir de los 30 años.

Por la noche: llegando a la treintena es recomendable utilizar una crema nutritiva, que te aportará elementos necesarios para tu piel como vitaminas, aminoácidos, aceites y agua. Además, previene la formación de líneas de expresión y arrugas.

Diariamente: acostúmbrate a desmaquillarte 2 veces al día con jabón facial o leche limpiadora y, a continuación, ponte un tónico.

Dos veces por semana: realiza una exfoliación para eliminar las células muertas y regenerar la epidermis. Si tienes la piel sensible es aconsejable utilizar un exfoliante suave.

Una vez a la semana: aplícate una mascarilla. En el mercado existe una amplia gama de tratamientos dependiendo de lo que necesite tu piel: mascarillas oxigenantes, antiedad, vitamínicas, específicas para pieles sensibles…

Si tu piel tiene algún tipo de marca, cicatriz, o ha sufrido algún daño ocasionado por el sol, es recomendable utilizar un producto regenerante antes de aplicar tu crema diaria.